Pàgines

dissabte, 30 de març de 2013

Mis días junto a ti.


Han pasado unos cuantos días sin que me sentara frente al ordenador para escribir en mi blog personal, un blog dónde me expreso libremente y dónde yo decido lo que cuento o no, y lo que pongo o no. Dicho esto, con estas líneas quiero expresar lo que he vivido, sentido y experimentado los cuatro días junto a mi Amo. A modo de resumen, diré que han sido maravillosos, llenos de grandes momentos.
En cuatro días he podido descubrir todo, o mejor dicho, casi todo lo que puede sentir el cuerpo que te pertenece, y que soy responsable de llevar de un sitio a otro. Tengo que confesar que dudaba de mi capacidad de entregarme a usted, mi capacidad de no dudar e intentar dejarme llevar. Pero a su lado, las cosas parecen más fáciles y entregarme a ti ha sido mucho más fácil de lo que imaginaba. Sin tiempo de pensar, sin tiempo de decidir, simplemente a actuar y a obedecer sus órdenes.
Uno de mis grandes miedos, era si sería capaz de verle como Amo, de dejar de lado a la relación de amistad que nos unió y nos llevo a la relación actual. Pero tengo que decir, que la clave para verle y sentirle como mi Amo, es la tonalidad de su voz. Como se vuelve de placida a severa, de suave a fuerte. Su voz me indica cuando es mi Amo y cuando es mi amigo. Esta es la clave para que mi entrega sea tal y como debe ser. El poder de tu voz es indescriptible, no hay palabras para poder expresar lo que me hace sentir, y hasta dónde es capaz de llevarme y transportarme.


Estos días me he entregado a ti, de forma libre y voluntaria. Le entregaba mi placer de forma muy sentida, y muy orgullosa de poder dárselo. Al sentir sus manos sobre mí, el cuerpo reaccionaba solo, los pezones se tensaban, la piel se erizaba y el sexo se humedecía. Siguiendo un orden, como si estuviera escrito, primero sentir como todo el cuerpo se tensaba, seguidamente los pezones se ponían erectos, luchando para salir de la ropa que los tenia prisioneros, y acto seguido notar como el sexo se humedecía.

Cada pequeña sesión era una fuente de explosión de entrega y placer. Sesiones intensas, que pasaban como un suspiro de aire fresco. Cada sesión un descubrimiento nuevo. Una sensación nueva vivida y experimentada. Aplicando las ordenes que ya habíamos trabajado, y aplicando de nuevas. Ordenes claras y concisas, sin tiempo a dudar, solo a reaccionar y obedecer. Controlar el orgasmo, entregártelo cuando lo pidieras. Controlar los movimientos de mi cuerpo, como si estuviera atada sin estarlo. Controlar mi boca, que a veces expresaba y pedía cosas cuando no debía. Intentar controlar la sumisa insumisa que llevo dentro.
Con todo esto, para aprender a controlar he recibido algún que otro castigo, bien merecido, para darme cuenta de mis errores y poderlos remediar. Aun me queda mucho por aprender, pero sé que junto a ti aprenderé rápido y controlare todo lo que tengo que controlar. Pero no hay que olvidar, que también he sido premiada por las cosas bien hechas. Ni olvidar las suaves caricias y tiernos abrazos de después para poco a poco, relajar nuestra respiración, disfrutar de la experiencia vivida y mimarnos mutuamente para volver en sí.



En definitiva, han sido cuatro días de entrega total, de grandes experiencias y con ganas de volver estar cerca de usted mi Amo, para volver a sentirlo y poder entregarme de nuevo a ti.


diumenge, 17 de març de 2013

Mi nuevo camino


Nunca imagine que en tan poco tiempo mi vida pudiera cambiar tanto. Compartir mi camino con una persona y pasado un tiempo empezar un nuevo camino con otra. Tomar decisiones no es fácil, y según cual, cuesta más, ya que siempre intentas hacerlo lo mejor posible para dañar lo mínimo a la otra persona.  Pero llega un punto, en que hagas lo que hagas dañaras a alguien y debes de ser un poco egoísta.

Desde hace unas semanas empecé un nuevo camino con mi nuevo Amo. Un camino, que cada día va creciendo, construyéndolo juntos, día tras día, momento tras momento. Con nuevos retos y nuevas experiencias. Con conversaciones de horas y horas, de compartir nuestro día a día, desde cosas importantes a cosas menos importantes. No sé cómo ira, solo sé que pienso vivir el día a día, sin pensar en el que vendrá o en el que pasara, vivir el presente junto a él y poco a poco avanzar por nuestro camino. ¿Cómo nos ira? No lo sé, no hay nada escrito. Solo sé que mi corazón me decía una cosa y no debía dejar de escucharlo. Y así lo hice. Escuchar a mi corazón. Ahora me toca aprender, a vivir sin pensar en lo que pueden pensar o dejar de pensar las otras personas, y centrarme en nuestra felicidad. Procurando no pensar en un futuro muy lejano, pensando en un futuro más cercano. En definitiva, lo que tenga que llegar ya llegara. Sin quererme avanzar.  Y eso es algo un poco difícil para mí, ya que siempre he vivido pensando en el futuro lejano, y en los otros. Es hora de empezar a vivir en el ahora inmediato. Y sentirme feliz. Así que…a disfrutar que la vida son dos días.



diumenge, 10 de març de 2013

Mi camino.


Este escrito hace tiempo que lo quiero escribir, pero no sabia como empezarlo ni me veía preparada para hacerlo. Hoy pasado unos días, en que me han servido para reflexionar en todo lo vivido me siento frente al ordenador para intentar expresar de la mejor forma posible el cambio que ha habido en mi vida.

Durante seis meses he mantenido una relación de Dominación/sumisión. Empezar no fue fácil, coger el toro por los cuernos y decidirme a dar riendo suelta a la sumisa que se escondía dentro de mí, era algo que me aterraba.
Ahora pasado seis meses, puedo decir que ha sido un largo camino, lleno de aprendizajes, y de grandes momentos vividos. Momentos únicos, momentos difíciles, menos difíciles y fáciles. Pero no menos especiales. Empezar en el camino de la sumisión tiene sus alegrías y sus tristezas, sus triunfos y sus fracasos, pero si a tu lado hay alguien que te acompaña de la mano, todo es mucho mejor.

Después de estos seis meses, tome una decisión, no fue nada fácil, pero sentía que no íbamos hacia la misma dirección, que lo que realmente yo deseaba y necesitaba no era lo mismo. Así, que después de pensar, hablar y reflexionar decidí que nuestro camino juntos llego al final, y que era el momento oportuno para que nuestros caminos tomaran su propia dirección. Solo puedo agradecer todos los momentos que viví construyendo ese camino. Un camino lleno de aprendizajes que en su momento podré aplicar en mi vida privada. En definitiva, una gran experiencia, que seguirá en mi mente por todo lo vivido y compartido.


Caminos, que ahora se desvanecen,
Caminos, que tenemos que hacer solos,
Caminos, junto a las estrellas,
Caminos que ahora no están.

Dejamos todo, el corazón encendido por el mundo,
Por las paredes del amor, sobre la piel,
Éramos dos pájaros de fuego, sembrando tempestades,
Ahora somos dos hijos del Sol, en este desierto.

Nunca es demasiado tarde para volver a empezar,
Para salir a buscar tu tesoro.
Caminos, sueños y promesas.
Caminos, que ya son nuevos.

No es sencillo saber hacia dónde tienes que ir,
Toma la dirección de tu corazón.
Nunca es demasiado tarde para volver a empezar,
Para salir a buscar tu tesoro.

Caminos, que ahora se desvanecen.
Caminos que tienes que hacer solo.
Caminos, junto a las estrellas,
Caminos, que ya son nuevos.