Pàgines

dimarts, 22 d’octubre de 2013

Nuevo encuentro con mi Amo

Hace unos días he vivido junto a mi Amo otro fin de semana maravilloso e intenso, donde no solo descubrimos juntos una nueva zona de mi tierra, sino también fue un fin de semana dónde experimentamos y vivimos nuevas sensaciones.
El fin de semana junto a mi Amo fue duro, no os lo negaré, ya que cambiamos la cantidad de azotes por la intensidad. Ya no fueron 60 o más, sino que fueron más duros en tandas de 10 en 10. duros hasta que provocaban que llorara y los quisiera evitar. Aún así me siento satisfecha por haber sido capaz, no solo de resistir los 10 azotes fuertes por orgasmos que entregaba a mi Amo, sino también por ser capaz de pedirle dos más estando ya en mi limite de resistencia.
De la experiencia vivida durante el fin de semana quede con el cuerpo muy dolorido, en aquel momento cualquier roce o caricia en sexo o pechos era un suplicio, pero un suplicio capaz de resistir para poder seguir notando las manos de mi Amo sobre mi.
Pero este ultimo fin de semana vivido junto a mi Amo lo recordare por dos cosas más, a parte del aumento de la intensidad de los azotes. La primera por haber sido capaz de pedirte que me usaras, sin sentir vergüenza y aceptando el riesgo de sentir un no. Nunca antes lo hacia para evitar la respuesta negativa que nadie quiere escuchar. Pero me arriesgue un par de veces, sacando fuerzas de mi interior, dispuesta a aceptar su decisión con mucha dignidad. Evidentemente no siempre que se lo pedí fue respondida. Pero tenia que jugar mis cartas y lo hice sin dudar.
Y la segunda, por la cual recordare este nuevo encuentro, fue por el gran momento de intimidad que vivimos, dónde le leí en voz alta y en posición de entrega, sentada en la cama, desnuda y ofreciéndome, el escrito que le regale de todos mis retos y logros superados durante este primer año. Y aunque no están en la lista de retos y logros superados, los podría añadir, ya que creo que he superado la vergüenza de pedirle y leerle mis escritos a mi Amo. Me gusta escribir para que me lees y para que me leéis, pero nunca pienso en que los tendré que leer en voz alta, y tengo que confesar que aunque al principio de leer el escrito a mi Amo lo pase mal, me gusto mucho el momento.
Hay tantas cosas a contar de este fin de semana: el viaje en coche...vaya viajes, sigo pensando que son un peligro pero me ponen a mil. Ser acariciada en sitios públicos, aunque este superado, el miedo a ser pillada sigue siendo excitante y sigue aumentando mi libido. Las sesiones matutinas, no sé si las habrá o no y aún sabiendo que puede suceder, me siguen sorprendiendo y me siguen desorientando. Todo son grandes momentos que hacen que quiera más.
En definitiva un fin de semana lleno de BDSM en nuestra medida, pasión y erotismo.
Pero este fin de semana permitió que hubiera otra novedad, y en cierto modo otra nueva regla instaurada. Decirle a mi Amo que me corro y gritarlo. Algo que me decían mis anteriores parejas (vainilla) es que era muy escandalosa y por eso me controlaba, no era fácil retener los chillidos de pasión ni las palabrotas...y cuando lo había logrado, va y mi Amo me pide que lo vuelva hacer. Cuando estoy al limite me vuelvo loca y no puedo controlarme, gritar o chillar me ayuda a sacar toda la excitación retenida, me da un poco de vergüenza, pero no por mi Amo, sino por si me pueden oír. Pero no importa, porque poder expresar en voz alta lo que estoy viviendo en aquel momento me encanta y lo necesito.
Y ya por ultimo, vivimos una magnifica sesión fotográfica. Ya colgare alguna foto. Mi Amo es un apasionado de las fotos y des del día que hablando me comento que le gustaría fotografiarme, es algo que deseaba, pero no me atrevía a pedir. Y por fin se hizo realidad. Fue un momento lleno de sensaciones, pero siempre lo viví con felicidad. Vergüenza y nerviosismo, erótico y excitante. Y algún momento de incomodidad. Creo que no se dejo ninguna zona por fotografiar, ninguna de las nuestras posiciones de entrega ni ninguno de nuestros juguetes. Fu un gran momento y lo volvería a repetir encantada de la vida.

Así que solo me queda por darte las gracias por todos los grandes momentos vividos y compartidos este fin de semana. Gracias por estar a mi lado, por ser mi Amo y por dejar que yo sea yo.
Un fin de semana que nunca olvidaremos.



Logros y retos superados (2)

Con todo eso, también puedo decir que soy capaz de retener un orgasmo, vaya por dios, la primera vez que escuche la orden pensé que aquello era una locura y era imposible. ¿Como podía ser yo capaz de retener un orgasmo y dejarlo salir cuando mi Amo me lo ordenara? Pues hoy puedo decir que soy capaz, no solo de retenerlo, sino también de dejarlo salir y vaciarme de placer en cuanto mi Amo me lo ordena. No es tarea fácil pero lograrlo es algo fantástico. Notar como el orgasmo se va generando y creciendo en tu interior, como luchas para resistir y ganar a tu mente,...todo esto provoca una explosión intensa, no solo de placer, sino también de sentimientos. A esto se suma el descubrimiento de correrme con la penetración. Nunca antes había podido experimentarlo, el porque es lo de menos. La primera vez que sentí que iba a llegar al orgasmo con la penetración casi me pongo a llorar, aquello era increíble, las sensaciones, sentir como aumenta el ritmo de la penetración a medida que el orgasmo se va generando y creciendo, fue y es, una mezcla de sensaciones únicas que hacen que todo el cuerpo reaccione y la explosión sea mucho más intensa.
Pero mis retos superados, no se quedan aquí. Des de hace un año, no solo soy capaz de escribir todo lo que experimento, me preocupa y descubro con el sexo, sino que también soy capaz de hablar del tema abiertamente. Para mi era un tema tabú, me sentía incomoda, me sonrojaba cada vez que alguien sacaba el tema o preguntaba por cosas intimas. Hoy soy capaz, no solo de hablar con algunas amigas, sino que soy capaz de hacerlo abiertamente con mi Amo y con otras sumisas, ya sea a través de una pantalla de ordenador que no me ven la cara o en persona. Sí, aún me sigo sonrojando, pero poco a poco va desapareciendo, me siento cómoda hablando de sexo y cosas intimas, porque permite que nos conozcamos mejor y que deje de ser un asunto privado.
Lograr todo esto me ha ayudado a realizar tareas o cumplir ordenes que ni se me hubiera pasado por la cabeza que se podían llevar a cabo. Cosas que cuando las leía pensaba que no podían ser real, pero puedo asegurar que si son reales. Por favor ¿acariciarme en publico?, yo la chica más modosita del planeta tierra, dejándome llevar por el momento, siendo capaz de dejar de pensar que me podían ver u oír y disfrutar del momento. Descubrir que la adrenalina que se crea por el miedo a ser descubierta aumenta el placer y la situación es tremendamente excitante. Ir sin ropa interior ya fue la monda. No comprendía que sentido tenia esa orden, para mi era incomodo, anti higiénico y seguro que se notaba que iba sin nada, hasta que entendí la frase cuando quiera y donde quiera. Ir sin ropa interior te permite poder usarme en cualquier momento de forma rápida y fácil. La situación paso de sentirme humillada a sentirme deseada. Cuando me explico el motivo lo comprendí. Y esta comprensión ayudó a que ahora disfrute de los momentos que voy sin ropa interior, aunque no puedo negar que aún sigo pensando que hay situaciones en que puedo ser descubierta por otras personas que no saben del tema. Todo esto mezclado...aumenta la excitación y el placer.
El sexo anal y el sexo oral, dos grandes descubrimientos. Referente al primero yo era incapaz de imaginar y pensar que se podía disfrutar tanto con ello, pensaba que era doloroso e incomodo, y una vez lo puedo experimentar, no fue bien y esa mala experiencia me llevo a cerrarme en banda a seguir probando. Solo notar las manos de alguien acercarse al culo ya me tensaba y me ponía nerviosa, a tal punto que era incapaz de seguir con las relaciones intimas que estaba compartiendo. Pero gracias a ti, he podido descubrir que con paciencia y entreno puede ser una gran experiencia, un gran momento y descubrir que se pueden sentir muchas cosas. Con un trabajo previo, con dulzura pero severidad a la vez, he descubierto que sentirte dentro de mi por el ano es algo único, el placer es igual o más que la penetración vaginal, es una forma de someterme mucho más explicita, a mi modo de pensar, y es en posición de entrega total. Aún me sigo tensando un poco por el miedo al dolor insoportable, pero poco a poco voy relajándome, tu me ayudas, y haces que el momento sea único y especial. En este momento es cuando se mezcla dolor, placer, excitación y ganas de someterme sin la necesidad de provocar el dolor, porque ese dolor de momento forma parte de la penetración, no es insoportable, al contrario es agradable y muy deseado.
Por otro lado, he aprendido a disfrutar de dar sexo oral, por supuesto es algo que realizaba a mi parejas, pero no lo disfrutaba. Ahora puedo decir, que aún sintiendo el miedo a que puedas correrte en mi boca sin estar preparada, hace que este en tensión, pero cada día esta tensión va desapareciendo. Darte placer de esta forma me encanta, porque es una bonita forma de agradecerte todo el placer que me has provocado y hecho sentir para poderlo entregar de corazón. Sentirte dentro de mi boca, es un momento en que siento que tengo el poder, que mando y estoy llevando el control. Solo es un pequeño instante, pero es un gran momento, me permite oírte gemir, disfrutar de tus movimientos voluntarios o involuntarios y poder controlar un poquito tus reacciones. Este momento lo estoy disfrutando muchísimo más de lo que nunca hubiera podido imaginar. 

Todos estos logros y retos no han sido fáciles llevarlos a cabo y superalos, pero el tiempo que me das, la seguridad que me transmites y al ser un poco testaruda, han logrado no solo que vaya siendo la sumisa que deseo ser, sino que haya cogido más confianza conmigo misma y sea capaz de realizar todo lo que me proponga en mi vida y lo que nos propongamos en nuestra relación. Hoy puedo decir con la cabeza bien alta que soy libre, feliz y una mujer mucho más segura de si misma. Muchas gracias por todo. Solo me queda seguir trabajando para poder llegar lo más alto posible.

 
 

Logros y retos superados (1)

Ya hace un año que empece en el mundo del BDSM, para mi, el mayor reto a superar fue aceptar mi realidad, darme cuenta de mis necesidades e intentar llevarlas a cabo. Coger el toro por los cuernos, como se dice, no fue una decisión fácil pero des del día que la tome hasta el día de hoy no me arrepiento de nada y creo que he logrado mucho más de lo que me hubiera podido imaginar.

A partir de aquí he ido realizando cosas que pensaba que nunca seria capaz de realizar. En primer lugar ser capaz de mostrarme desnuda con la luz abierta. Puede que para mucha gente esto sea una tontería, pero cuando una no se siente segura de su cuerpo no esta dispuesta a mostrarlo con tal facilidad. Llevar a cabo la orden no fue fácil, con el tiempo aprendí a aceptarme, a verme con buenos ojos, en definitiva a quererme y a aceptarme. Cono todo eso, estar desnuda frente a ti ya no es una incomodidad, todo el contrario me gusta poder mostrate mi cuerpo porque por primera vez en mucho tiempo puedo decir que tengo un cuerpo bonito. Con la seguridad de que mi cuerpo es bonito, me sentí preparada para realizar topless y mostrar al mundo, por así decirlo, mis encantos. En otras circunstancias, sin esa seguridad y sin ser capaz de controlar mis dudas no lo hubiera hecho, pero fui capaz de llevar a cabo algo que deseaba des de hacia tiempo. Estar tumbada en la arena con los pechos a la vista fue una situación que paso de desagradable a cómoda y divertida.
Por otro lado, todos estos pasos me llevaron a dormir desnuda. Pero no solo eso, porque al principio de dormir desnuda a tu lado, aún sintiéndome cómoda y segura, tenia la necesidad de taparme con las sabanas y que estas estuvieran bien cerca de mi cuerpo para asegurarme que durante la noche ninguna parte del cuerpo quedara al descubierto. Hoy puedo decir que ya no tengo la necesidad de sentirme protegida por las sabanas, al contrario me gusta pensar que puedo quedar al descubierto y ser vista por tus ojos, me gusta pensar que disfrutas y disfrutaras con simplemente observándome.
Dentro de los retos que pueden parecer tontos, hay el hecho de acariciar los pies, con solo pensar en que tendría que tocar unos ya me venían nauseas, no podía ni tocarlos ni que alguien me tocara con sus pies. No lo encontraba ni bonito ni agradable, hasta que descubrí lo que es recibir unas suaves caricias por parte de tu pareja en los pies. El momento es relajante, sumamente erótico y excitante. Me sentía feliz y disfrutaba del placer que estaba recibiendo. Al no sentirme presionada poco a poco empece a acariciar los tuyos y al observar tu cara, como cambiaba, como estabas disfrutando del momento, me di cuenta que acariciar los pies a la persona a la que quieres es un momento único y no solo eso, sino que estoy dando otro tipo de placer a mi Amo y a la vez compartimos un gran momento. Ahora puedo decir que me siento feliz de haber sido capaz de hacer este paso por decisión propia sin haber sido una orden. Ya que me demuestra que cada vez estoy más preparada para ir más allá con mis propias decisiones y no dudar. 

Reflexionando sobre mi forma de disfrutar de una relación, que me gusta sentirme sometida por mi Amo, pareja y amigo, da la risa pensar que soy capaz de disfrutar con el dolor y lograr orgasmos con él, cuando antes era incapaz de mostrarme desnuda. Circunstancias de la vida.
Como todo, lo desconocido da miedo, pero al leer y descubrir que eso era lo que yo deseaba y necesitaba para sentirme feliz y libre, no lo dude y lo fui a buscar. Todo lleva su tiempo y su aprendizaje, evidentemente el grado de dolor ha ido creciendo con mis logros y mi capacidad de resistencia, pero por primera vez en mi vida, empece a disfrutar, a sentir y a vivir de verdad. Atrás queda el sexo vainilla que no me hacia sentir satisfecha, ahora por fin doy y recibo el sexo que siempre he deseado, intenso, con dolor controlado, sometiéndome,... todo eso me llena de experiencias y grandes momentos que los puedo aplicar en mi día a día y me hacen ser una mujer más decidía, más segura y más fuerte.
 

 

dimecres, 9 d’octubre de 2013

LOS VIAJES EN COCHE

Des de hace un tiempo me traslade a vivir a otro pueblo por motivos de trabajo. Tomar la decisión no fue fácil, pero ahora pasado un tiempo he llegado a la conclusión que fue una de las mejores decisiones que he tomado, por varias razones, pero las dos más importantes son: El trabajo y poder tener la intimidad necesaria para poder satisfacer a mi Amo siempre que él quiera y cuando quiera.

Vivir en otro pueblo, significa que casi todos los fines de semana voy a casa de mi madre y eso es igual a dos trayectos largos, uno de ida y otra de vuelta. Conducir me gusta mucho, disfruto estando en el coche, pero cuando ya has hecho el trayecto unas mil veces, por decir un numero, este se vuelve aburrido y monótono. El paisaje es el mismo, solo cambia la música y los coches que van a tu misma dirección. Por así decirlo, podría realizar el trayecto con los ojos cerrados, pero por mi seguridad no lo haré.
Dicho esto, nunca puede imaginar que un trayecto largo y aburrido, se podría transformar en corto e interesante. Este cambio lo produjo mi querido Amo, que a veces su mente puede ser algo perversa y juguetona. Eso es algo que me encanta porque nunca sé con que novedad me sorprenderá. Y espero y deseo que nunca deje de poner en practica su imaginación. 

Para poder entender bien la idea de mi Amo, tengo que ir unos días atrás. En nuestro ultimo encuentro lo fui a recoger con vestido y sin ropa interior, al llegar al coche me pregunto:
- ¿Has visto Historia de o?
- Si, la he visto.
- Bien, pues quiero que te sientas en el coche igual que ella se sienta en el bar. Levantate la falda y siente el calor del asiento en tu culo.

Seguramente en su momento ya lo comente en un post, pero escribir estas lineas, me hacen recordar lo mal que lo pase en aquel momento, la falda queda unos centímetros justo tapando el sexo y, sin poderlo controlar mis manos iban con la intención de bajarla un poco, cuando hacia este movimiento mi Amo, con voz severa decía: ¡Quieta! ¿Alguien te ha dicho que la puedes bajar?
Toda la semana a su lado, tuve que conducir así, los primeros días me sentía incomoda, con la sensación que cualquier conductor o viandante podría verme. Pero con el paso del tiempo esta incomodidad se convirtió en comodidad, placer y distracción. Si, lo sé, una distracción muy placentera pero a la vez un poco temeraria. Pero bueno... a mi me encanto y a mi Amo también.

A raíz de esta nueva experiencia, mi Amo impuso una nueva orden, cada vez que me fuera a casa de mi madre y viajara sola en el coche, tenia que hacer lo mismo, ponerme un vestido sin ropa interior debajo y sentarme directamente en el asiento. Pero además, en cada parada larga y en cada semáforo tenia que acariciarme.
Tengo que confesar que en cuanto me lo dijo mi primer pensamiento fue un tanto negativo, si estando con él me fue difícil hacerlo, sola no me lo podía imaginar. Pero como buena sumisa que quiero ser, cada vez que voy a casa de mi madre hago la tarea intentando no rechistar.
Así es como mis trayectos largos y aburridos se han transformado en cortos, interesantes y divertidos. Aunque a veces no son nada divertidos por dos motivos: o tengo la mala suerte de encontrar todos los semáforos en verde y trafico fluido, nunca imagine que diría eso. O las paradas no son lo suficientemente largas para poder llegar al éxtasis, y tengo que conformarme en sentir como el orgasmo va creciendo y no explota, porque claro no he tenido tiempo. Cuando paso lo segundo es mucho más frustrante que lo primero. Ya que si no me puede acariciar la excitación no aumenta y por lo tanto no me quedo con las ganas. Pero si me puedo acariciar la excitación aumenta y luchas para poder llegar hasta el cielo, pero si no tienes tiempo suficiente, llegar a casa sin haber llegado al orgasmo... es algo que me pone un poco de mala leche. Así que tendré que ir practicando para poder ser más rápida que los semáforos y poder llegar a casa satisfecha y feliz.
 

dimarts, 1 d’octubre de 2013

Duchas dolorosas y placenteras

Hace algún tiempo os conté que durante las duchas había una tarea incluida, esa tarea concisita en estimular mi ano mediante la penetración anal de tres dedos e intentar llegar al orgasmo. Llegado el punto en que la tarea estaba más que superada, mi Amo decidió, y con buen criterio, complicarla un poco aumentando la intensidad de las duchas.

Frente las novedades soy una miedosa, antes de saber los cambios mi cabeza ya empieza a dar vueltas, a preguntarse si seré capaz de llevarlo a cabo, si lograre superar el reto, si mi Amo se sentirá orgullosa de mi,… dudas que transmito a mi Amo, pero que yo misma me respondo con un…



Así que una vez relajada y convencida de que seré capaz, llega el momento de escuchar los cambios en la tarea, casi diaria, de la ducha. Hasta nuevo aviso mis duchas se han vuelto más dolorosas pero a la vez más placenteras. Aunque llegar el placer aún esta siendo un reto difícil de lograr, porque es un placer pequeñito sé que con el tiempo este placer aumentara, igual que mi resistencia al dolor.
Desde hace un par de semanas, cuando me ducho, a parte de realizar la tarea de la estimulación anal, tengo que ducharme con pinzas en los pechos y en los labios del sexo. En este tiempo ha habido una evolución bastante positiva, creo yo. La primera vez fui incapaz de terminar la ducha con todas las pinzas. A los cinco minutos, o quizás menos, tuve que quitarme las pinzas de los pechos, aquello era insoportable, y sin dudarlo, pero con un poco de miedo por lo que me pudiera decir mi Amo, me las quite.


Después de esta experiencia no me vine a bajo, mi Amo me ayudo a comprender porque no había ido del todo bien, me relajo y me animo a seguir probando, y evidentemente eso hice. Así, que la segunda vez logre aguantar hasta el primer lavado, y la tercera logre terminar todo la ducha,… aunque aún duele bastante, logro centrarme en el placer e intentar gozar del dolor y sentir como reacciona el cuerpo. Llegado a este punto, pude descubrir que todo mi cuerpo reacciona, la penetración anal es más placentera y que los orgasmos que eran pequeños, lo siguen siendo pero más intensos.
Día tras día voy disfrutando más de mi nueva tarea, hasta deseo que llegue el día de ducha para jugar con el cuerpo y entregarle a mi Amo, el placer que llevo a dentro para él.
La última ducha, improvise un poco. Al terminar de ducharme y después de quitarme las pinzas, que os puedo asegurar que pasado el tiempo, duele más quitarlas que llevarlas, tuve la necesidad de volver a ponerme debajo del chorro de agua caliente para relajarme, me sentía muy nerviosa, había sido una ducha bastante intensa y…madre mía…cuando el chorro de agua choco contra los pechos aún doloridos y con las bonitas marcas de las pinzas…fue genial. Una sensación de dolor suave pero que provoca que todas las terminaciones nerviosas reaccionen y recuerdes la gran experiencias que acaba de vivir. Fue un momento mágico, relajante pero a la vez muy estimulante.
Aquel día experimente sin permiso de mi Amo, cuando se lo explique le gusto mucho lo vivido, y me dio permiso para seguir experimentado libremente, hasta que él no dijera lo contrario.

Estoy feliz de poder compartirlo todo con él, de poder experimentar e ir descubriendo juntos como reacciono y como evoluciono. Eso me hace preguntar: ¿Algún día llegare a tocar techo, y todo se terminara?