Pàgines

diumenge, 25 d’agost de 2013

DÍAS JUNTO A TI (II)

Después de una semana junto a ti de nuevo, llega el momento de escribir todo lo que vivimos y como lo viví. Durante una semana hemos podido volver a disfrutar el uno del otro, he podido volver a entregarme a ti en cuerpo y alma, a ser usada dónde y cuando querías y sobretodo a ser tuya de nuevo. En esos días hemos experimentado muchas cosas y tratare de hacer un breve resumen de todo lo vivido y sentido.

JUGUETES NUEVOS

Antes de reencontrarnos con mi Amo, me pidió que fuera de compras. En realidad no me lo pidió, me lo propuso y yo acepte, una vez que le informe que había ido a curiosear en un sex shop. Con el corazón a mil, seguramente con la cara sonrojada pedí una fusta y un gato de colas. Os puedo asegurar que fue un de mis peores momentos del día, pero como todo lo supere, al igual que la primera vez. Cuando salí de la tienda no sé si estaba más nerviosa por la situación o por el hecho de tener unos juguetes nuevos que me moría de ganas de probar. Aún faltaban unos días para ponerlos en practica, pero no podía dejar de imaginar y pensar que sentiría y que viviría con ellos.
Por fin llego el día, recién llegado del aeropuerto me ordeno que me quitara la ropa, me pusiera el antifaz y en mi posición de sumisa de pie. Solo el hecho de ir con los ojos tapados ya me ponía de los nervios, no podía controlar la situación, no sabría que pasaría, solo escuche: vamos a probar los juguetes nuevos. La experiencia me daba un poco de miedo y a la vez me excitaba, y por supuesto me ponía nerviosa. La experiencia fue genial, dolorosa pero muy placentera. Son dos sensaciones completamente distintas, los azotes con la fusta pican a una zona concreta, en cambio el gato de colas pica en más zonas a la vez. Fue una sesión increíble, sentir los azotes por todo mi cuerpo aumentaba mi excitación y mi placer, no era solo dolor. Aunque me gusto la experiencia de sentir la fusta o el gato sobre el cuerpo, tengo que confesar que sentirlos directamente en el sexo o en los pechos el dolor fue más fuerte y a la vez más excitante. En definitiva, fue una sesión increíble, como ya he dicho, dolor y placer es una mezcla explosiva, pero si añadimos tensión y nervios ya es la bomba, la entrega fue total, al final no puede descargar la adrenalina acumulada, de otra forma que con lágrimas. Fue el mejor reencuentro que una puede tener junto a su Amo.

 DULCES DESPERTARES

Os puedo asegurar que no hay mejor forma de empezar el día con un dulce despertar. Sobretodo si es con la bonita frase: en posición que te voy a usar.
Esta era la frase mágica, la que medio dormida me hacia quitar el sueño de golpe y ponerme en la posición adecuada para que mi Amo me pudiera usar a su antojo. Sentir como me utilizaba por donde él quería, como su voz severa me despertaba, como poco a poco mi cuerpo iba reaccionando para darle los buenos días de la mejor forma que sé, completamente entregada y dispuesta para él.
Cada día me iba a dormir pensando como seria el nuevo día. Deseaba y deseo que mi Amo venga a despertarme con su frase, y sobretodo entregándome a él sin ningún reparo. Definitivamente una de las mejores formas de empezar el día.

SESIÓN INTENSA

A lo largo de la semana hubo varias sesiones, pero hubo una muy especial, la más intensa hasta el día de hoy, para mí. Todo empezó con una frase: ve a la cama, ponte en tu posición de entrega y cúbrete los ojos. Solo con eso el cuerpo empieza a reaccionar, el cuerpo se pone en tensión y a humedecerse. Pero si le sumamos el hecho de no ver, las reacciones se multiplican. Con la respiración agitada y solo deseando sentir las manos de mi Amo sobre mi, no hacia otra cosa que aumentar mi excitación y el deseo de entregarme y de que me usase. El momento llegó pero se hizo de rogar. La sesión empezó con momento de dolor, una sesión de azotes con la fusta y el gato de colas por todo el cuerpo. ¿Cuantos? Perdí la cuenta. El deseo de sentirlo dentro crecía pero no llegaba. Después de unos momentos de recuperación, sesión de pellizcos por todo el cuprero. Primera experiencia de pellizcos por todo el cuerpo. En pechos y sexo ya conocía la experiencia, pero en esta sesión descubrir la sensaciones por todo el cuerpo: piernas, muslos, barriga,… esta primera experiencia, aunque no eran muy fuertes era doloroso, pero cuando pellizcaba los pezones o el sexo, no podía evitar pedirle que apretara más fuerte, cada pellizco en esta zona aumentaba la excitación y me humedecía muchísimo. No podía más, necesitaba que apagar mi fuego interior, pero el momento no llegaba. Cada descanso era como una pesadilla, no quería descansar, no quería calmarme, necesitaba que me usaras, necesitaba entregarte todo mi placer, me estaba volviendo loca. El momento llego, pero no sin antes una sesión de azotes con la mano por todo el cuerpo y otra sesión de pellizcos, cuando por fin me dio el permiso para quitarme el antifaz, poder contemplar mi cuerpo, sí estaba rojo pero bonito, y recibirlo fue la bomba. Tenia tanto placer dentro de mi a punto de explotar, que los orgasmos, aunque fueron pequeños fueron intensos y uno detrás de otro, no podía controlarme y por suerte tenia vía libre. Fue una de las sesiones más intensas vividas hasta ahora.

Gracias mi Amo por enseñarme a ir más allá y a descubrir y sentir nuevas experiencias. Fue una semana llena de grandes momentos, difíciles de olvidar, que recordarlos me emocionan y me hacen sonreír. Gracias por todo. Pero sobretodo gracias por elegirme. 

dimarts, 13 d’agost de 2013

TAREA DE RESISTÈNCIA

Ahora hacia mucho que no me dedicaba al blog, pero aunque parezca mentira voy más atareada que en invierno, y eso que estoy de vacaciones del trabajo, no de las tareas de sumisa, porque aunque no escriba estas no han parado, y no quiero que lo hagan. Me gusta realizar tareas para mi Amo, pero también para mí, ya que me ayudan a crecer como persona y evolucionar como sumisa.
Una de las últimas tareas fue de resistencia, yo las nombro así porque son de las que te llevan hasta el límite, aquel punto en que pasa por tu mente dejarlo correr por no poder más.
La tarea consistía en entregar a mi Amo todo el placer que llevaba dentro, entregándole todos los orgasmos que pudiera seguidos, uno detrás de otro sin parar y alargándolos todo lo posible cada uno de ellos. En un primer momento pensé que yo, no seria capaz de realizarlo correctamente, ya que para ello se necesita fuerza de voluntad y no quedarse sin fuerzas. Pero me equivoque. Fui capaz de entregarle a mi Amo, no todo mi placer, sino también todas mis fuerzas con cinco orgasmos seguidos.
Fueron cinco orgasmos intensos, cada cual más que el otro, los dos primeros fueron suaves pero los tres últimos fueron espectaculares. Para llegar a ellos fue una mezcla de técnicas, usando caricias intensas en el clítoris o penetrando en mi interior tres dedos, tengo que confesar que me gustan los de clítoris, son mucho más intensos que los otros, aunque los disfruto todos por igual.

De esta experiencia me quedo con las sensaciones vividas, sentir como va subiendo el orgasmo y las fuerzas se van terminando es una mezcla bastante excitante. Siente que ya no puedes más pero que aun te queda en tu interior placer para dar y luchas contigo misma para sacar las fuerzas de donde sea para seguir. Eso te hace descubrir que las fuerzas se pueden sacar, que puedes ir más allá de tus límites y puedes lograr controlar tu mente, ya que si no la dejas ganar el resultado es espectacular. Y eso es lo que hace mi Amo, llevarme hasta mi limite y enseñarme a no rendirme, pero no solo como sumisa sino también como persona en mi día a día.

Con todo eso estoy aprendido mucho y ha podido descubrir que una relación D/s, no solo debe de ser BDSM, sino que puede ser mucho más, es el cuidar el uno del otro para poder satisfacerlo en todos los ámbitos. Si, puede que no viva una relación BDSM muy extrema, pero es la forma de vida que tanto mi Amo como yo deseamos y poco a poco el nivel de las tareas y de los juegos va aumentando igual que la intensidad de nuestra relación. 

divendres, 2 d’agost de 2013

MIS TAREAS

Hace días que no escribo. Los últimos post fueron un resumen de la semana que estuve con mi Amo, hoy me gustaría escribir sobre la evolución de algunas de las tareas que he ido realizando a lo largo de estos días desde nuestra vuelta.

CERA
Hacia mucho tiempo que no realizaba una tarea de cera tan intensa como la que realice hace unos días. Fue dura y dolorosa pero igual de placentera. Sentir como las gotas iban cubriendo los pechos y el sexo provocaba en mí una sensación de placer que casi estaba olvidada. Cada gota una pequeña cosquilla de placer.
Mi cuerpo estaba sensible y era bastante doloroso aguantar las gotas de cera, des del otro lado mi Amo me animaba a seguir y aguantar, sus ánimos aumentaban mi resistencia y al final logre ofrecerle dos orgasmos increíbles con solo el contacto de la cera en mi cuerpo.
Si, la tarea fue dura, el listón debe de ir subiendo, pero cuando logre despejar la mente y centrarme en el placer que mi cuerpo estaba sintiendo el dolor no era tan insoportable.
Después de los dos magníficos orgasmo llego el momento de quitar la cera de las partes que estaban cubiertas. De rodillas frente a mi Amo, empecé con pequeños azotes al lado de la cera hasta que esta se iba desenganchando y se quito prácticamente sola. Sentir como se va separando de la piel que esta tensa y aun con la sensación de los orgasmos fue algo increíble, son como pequeños pellizcos de placer.
Realizar tareas me encanta, me hace crecer como sumisa y como persona, pero es completamente distinta realizarlas delante de mi Amo. Cuando él esta delante es mucho más estimulante y evidentemente, mucho más placentero. He de reconocer, que si esta tarea la hubiera realizado sin él, no hubiera aguantado tanto, me hubiera rendido a la primera de cambio, pero gracias a su presencia y a sus palabras de ánimos fui capaz de llegar hasta un final donde pocas veces logro llegar. 

 AZOTES
Al igual que las otras tareas, los azotes también van mejorando. Los primero contactos de la pala sobre la piel del culo, generalmente, no causan ninguna sensación, pero a medida que van aumentando mi cuerpo va reaccionando. Aún no soy capaz de llegar a tener un orgasmo con ellos, pero si que llego a humedecerme y a excitarme como a mi Amo le gusta, para luego con unas simples caricias llegar al orgasmo más intenso de mi vida.
Estos días ha habido dos sesiones de azotes, o mejor dicho, de auto azotes. La primera vez fueron 100 azotes seguidos y fuertes, dados con severidad. Yo misma me sorprendí de hasta dónde fui capaz de llegar y del resultado final. Estaba orgullosa de mis logros, de pintar de rojo mi culo y de poderlo mostrar a mi Amo. Pero más sorprendida me queda el otro día, cunado al llegar a los 100 me anime y fui capaz de llegar hasta los 110. La verdad es que nunca pensé que cada vez disfrutaría más con ellos ni que fuera capaz de resistir tanto, pero así fue. Ahora también tengo que decir que entre los 100 primeros y los 110 últimos, hay una pequeña gran diferencia. En los primeros el culo quedo rojo y dolorido. Pero con los últimos, el culo no solo quedo rojo y dolorido, sino que también quedo ligeramente amoratado. Ha pasado una semana de los azotes y aún paseo el magnifico dibujo que quedo en él. Me gusta llevarlo, es un honor, porque es la señal de lo que fui capaz de entregarle a mi Amo y el orgullo de seguir avanzando, lentamente puede, en mis tareas y evolución.

PINZAS
Las tareas con pinzas habían quedado a un lado a raíz de una mala experiencia, que en su momento ya conté. Pero como todo, hemos vuelto a empezar para que pueda recuperar las sensaciones que tenia con ellas. Esta semana, han sido dos sesiones de pinzas en pechos y sexos. La idea era no poner demasiada e intentar aguantar al máximo. La primera sesión fueron cinco pinzas en cada pecho y cuatro en el sexo, y aguante cinco minutos con ellas y con pequeñas estimulaciones sentía como el sexo se humedecía y lograba llegar a dos pequeños orgasmos.
Ayer, la cantidad de las pinzas fueron las mismas, pero estuve con ellas unos nuevo minutos y  estimulando el clítoris para poder centrar mi mente en el placer logre un orgasmo increíble. Pero la cosa mejor al quitarlas lentamente, porque una vez fuera con todo mi cuerpo sensible, fue introducir tres dedos en mi interior y obtuve otro gran premio por parte de mi Amo, fui capaz de entregarle otro gran y espectacular orgasmo.
Poco a poco, voy recuperando todas aquellas sensaciones que, por decirlo, de alguna forma había perdido por culpa de mis miedos.

Con su ayuda y su paciencia, he sido capaz de romper muchas barreras y poder ir mucho más allá, así que como siempre gracias.