Pàgines

dijous, 30 de juliol de 2015

CHECKLIST

Cuando llegas nueva en este mundo hay muchas cosas desconocidas. Has escuchado hablar, has leído, pero no hay nada como la experiencia, las conversaciones con gente conocedora de este mundo y sobretodo seguir investigando.


La primera vez que entre en la página de mazmorra, entre otras, me sorprendió muchísimo lo que leía y las fotos que veía. No podía dejar de pensar que aquello era una locura. Qué valientes aquellas chicas por tener el cuerpo cubierto de cera, que valientes por haber resistido a una tanda fuerte de azotes para llegar a dejar aquellas marcas. Poco a poco iba haciéndome una idea de lo que yo creía que sería capaz de llevar a cabo. Iba conociendo a gente: sumisos, sumisas pero sobretodo Dominantes.

 Un día, mientras navegaba por mazmorra tope con lo llamado CHECKLIST. Esa primeva vez la leí casi me asuste y cerré la página de golpe. ¿Que era todo aquello? La mitad de las cosas me llamaban la atención, la otra mitad me asustaban y la otra mitad no sabía ni lo que era: ¿crucificar? ¿Bondage? ¿momificar? ¿fisting? ¿Agujas? ¿Sangrados? ¿Lluvias?...os puedo asegurar que me asuste. Aquello no era lo que me había imaginado.


Lo más divertido es intentar rellenar la lista, respondiendo al grado de experiencia y el grado de interés. Evidentemente no la rellene y a día de hoy está por rellenar. Hubo una ocasión, antes que hubiera la actual, que con mi Amo la intente rellenar. Fue divertido porque le podía preguntar en que consista cada cosa. Hay mucho desconocido que por el simple nombre que lleva ya me asusta y me cierro en banda, aquello no es para mí, por ejemplo la momificación, las lluvias, la electricidad,.. Respeto al máximo la gente que lo realiza pero yo lo miraría de lejos y seguramente lo pasaría muy mal. Otras que el simple hecho de leerlas me dejan de piedra que se pueda llegar hacer aquello como el fisting. Y otras que no digo no pero requerirían mucho tiempo para que yo llegara a aceptarlo como serían las lluvias o algunos juegos de roles, entre otras.

A día de hoy, creo que podría rellenar muchos más campos que hace un tiempo atrás, pero el que más ilusión me haría rellenar es el relacionado con el fisting. Si señores y señoras, este mes de julio hemos iniciado el fisting vaginal con mi Amo. De momento estamos trabajando con mi puño, ya tengo ganas de experimentar con el suyo. Aquella técnica que cuando leí y me contaron de que se trata me dejo perpleja de que aquello pudiera ser verdad. Viendo fotos me sorprendió y todo y pensé que yo aquello…ni loco. Y mira, como dice el dicho… nunca digas de esa agua no beberé. Porque yo ahora me estoy iniciando y os puedo asegurar que me encanta y lo disfruto.

Todo empezó una tarda como cualquier otra, yo tumbada en el sofá, tranquila, relajada, denuda y expuesta. Nunca imagine que de la boca de mi Amo saliera: introduce los cinco dedos en tu coño. Lo mire… no sé cómo. No soy consciente que cara le puse. Seguramente la cara de…estás loco. ¿Cinco dedos? Venga a que esperas. No tenía otra opción. Tenía que probarlo y lo hice. Dedo a dedo, ayudándome de la otra mano para abrir paso. Poco a poco entraron. Quieta sin moverme ni un milímetro. Aquello no era lo normal, ¿pero qué es lo considerado normal en esta vida? Muy bien, ahora presiona para que entre un poco más la mano. Pero bueno…que pretendía. Aquello era imposible, ¿cómo pensaba que podría presionar para que entrar un poco más la mano? Aún estaba asimilando la orden. Aquello no podría ser, si había leído, había visto imagines, pero…una cosa es verlo y la otra hacerlo. Cerré los ojos (así puede que no me vea y cambie de opinión, ilusa de mi), respire profundamente, ¿a qué esperas puta? Abrí los ojos rápidamente y realice lo que me pedía. Suavemente presione la mano y…entro un poco más. Hasta aquí…


Aquello era increíble, suavemente, sin prisas, abriendo paso, notaba como mi mano iba ocupando todo el espacio que podía dentro del coño. Ahora empieza a mover la mano. ¡Guau! Cuando empecé a mover los dedos de la mano era una locura. Me sentía tan llena que era casi imposible controlar el orgasmo. Subía con fuerza, con intensidad. Durante los días que estuve junto a mi Amo lo realizamos un par o tres de veces, y en todas, la experiencia fue genial, intensa y satisfactoria.

ACTUALMENTE…

Los días junto a mi Amo terminaron, pero no las tareas, la entrega,… a mi regreso no solo llevaba ropa sucia en la maleta, sino también el encargo de realizar la tarea del fisting durante el periodo que no nos veríamos para poder seguir avanzando. La primera vez que hablamos decidimos que lo haría cada día, con la mano bien lubricada y suavemente, la intención no es dañar la zona sino que se dilate para acoger todo el puño. Al principio iba bien, poco a poco, día a día, la mano iba entrando mucho más, pero llego el día en que… Amo creo que será mejor hacerlo día sí y día no. Me duele mucho. Así que no hubo discusión, se aceptó. Actualmente, realizo la tarea día sí y día no. Me siento muy orgullosa y muy satisfecha del trabajo bien hecho. A día de hoy puedo decir que la mano entra…


Estamos a las puertas de los nudillos. Pero debemos pisar el botón de la pausa…duele. El coño ahora debe de aceptar la mano dentro, debe acostumbrarse a ella y por eso, seguimos con el plan establecido pero sin mover la mano. O mejor dicha, moviéndola ligeramente para que las paredes del coño la vayan acogiendo. Se requiere tiempo y paciencia, y por suerte de esto no nos falta, ni a mi Amo ni mí. Así que…puede que dentro de poco, cuando nos volvamos a ver, mi mano ya entre un poquito más. Yo me siento orgullosa y puedo asegurar que mi Amo también.

Quien hubiera dicho, que yo, sería capaz de realizar el fisting. La que se escandalizaba con las técnicas que le parecen o parecían súper dolorosas. Así que una vez más, puedo decir, que he madurado y crecido como sumisa y como mujer. Y todo eso es gracias a ti Amo. Así que como siempre…Muchas gracias Amo.

diumenge, 26 de juliol de 2015

JULIO A TU LADO II

En esta ocasión los amaneceres han sido distintos, pero han estado. Me gusta mucho dormiré y amanecer al lado de mi Amo. Da igual si me usa o no. Me gusta sentir sus manos encima del cuerpo que le pertenece, calmándome y abrazándome cuando lo necesito. Es un todo. Y ese todo, para mí, consiste en lo que tenemos: charlas, abrazos, mimos, entrega, dolor, placer,…todo.

Pero volvemos al título. Los amaneceres. En esta ocasión, como ya he dicho, han sido un poco distintos. Yo creía que no habría por el simple hecho de que se iba a trabajar muy temprano y yo no. Pero una vez más me equivoque y mi Amo me sorprendió. Así es, siempre logra sorprenderme. En esta ocasión son…como decirlo…más rápidos pero siguen siendo intensos. Se giraba, seguro que llevaba rato despierto, yo también, aunque iba cerrando los ojos. Es el reloj interno. Es como si tuviera una alarma que provoca que vaya amaneciendo poco a poco, esperando, pero no sin moverme. Esperando. Volvía a dormiré. Hasta que notaba que te dabas la vuelta y una mano se colaba entre mis piernas. En un primer momento esa mano se está quieta, no hace nada y yo voy reaccionando. Poco a poco iba despertándome, quitándome del estado catatónica en el que me encontraba. Buscaba la entrada trasera y jugaba con ella. De verdad que yo intentaba estarme quieta, pero…no podía, era imposible, soy incapaz. Y con ligeros movimientos iba buscando la penetración, pero no, aquel día no tocaba. Vaya por dios. La frustración empezaba a aparecer, pero yo calladita, dejando que la mano se moviera, que hiciera lo que quisiera. Y me concentraba y me entregaba al máximo tal y como se merece mi Amo. Suaves palabras resacosas salían de nuestras bocas. “Buenos días Amo” “Buenos días puta”. Y dicho eso…empezaban las sesiones matutinas, un dedo, profundo, entraba por la puerta trasera. Yo buscando más profundidad, volviéndome loca y…”Amo… ¿puedo pedirte algo?” “Tu pide, yo decido” “Puede introducir dos dedos” y sin nada más que añadir…de repente se colaba otro dedo en el culo. ¡Guau! Llena, profundidad, dolor, placer,…aquello era una locura, una pérdida de control y llegaba la explosión. Se lo entregaba todo: cuerpo, alma y placer. No me lo podía creer, tenía dos dedos en mi culo, dos dedos que me llenaban, que me usaban y que me gustaban. Había explotado, y había sido intenso. Necesitaba respirar, calmarme, pero…no habíamos terminado, llegaba el momento de la chupona. Tengo que confesar que me gusta esta nueva faceta de mí.  Dedicarte mi tiempo, sin prisas, creyendo que en ese instante mando yo (aunque no es así). Siento como si yo tuviera el poder. Es tu momento y me gusta pensar que te estoy haciendo gozar de forma más directa. Me gusta sentir a mi Amo, escucharlo, notar como crece en mi boca, como los golpes de su polla en mi cara me activan,…no necesito más, no necesito sentir sus manos encima del cuerpo, aunque cuando pellizca los pezones me excito mucho más, solo, en ese momento, necesito hacerle gozar, es mi protagonista en ese momento. Soy yo jugando con tu cuerpo, bajo tus órdenes, pero es mi boca la que te hace templar. Y eso me encanta.

Pero…llega el momento final…de rodillas y con los brazos detrás de la cabeza. Como me cuesta mantener esa posición, no es solo por la incomodidad, también es por la necesidad de tocarte y no poder. Movía los brazos, creo que no me ves, Él no decía nada, pero soy consciente que ha visto que los he sacado. Me agarraba del pelo, intentaba controlarme, me mordía el antebrazo, me cubría la cara, perdía el control y con tu permiso… ¡boooom! Vaya, casi ni me había tocado, pero todo el placer acumulado provocaba una gran explosión. Una vez más, fueron unos amaneceres increíbles.


“No te vayas Amo” te pedía, sabiendo que no era posible. Besos intensos, caricias que me activan y un…”Hasta luego perrita”. Se cerraba la puerta, me tumbaba, me cubría con la sabana y…Hasta luego Amo. Cerraba los ojos con una gran sonrisa hasta que llegara mi hora de salir de la cama.

TAREA DE AZOTES
Nunca creí que me resultaría tan difícil azotarme delante de ti, en vivo y en directo. Algo que hago yo
sola en mi casa o que lo haces tú. Pero esta vez lo hacía yo frente a ti. Sentado en una silla, observándome. En un principio lo viví como una situación fría, no me gusto, estaba incomoda. ¿Humillante? Sí. ¿Era ese el objetivo? No lo sé, pero me sentía como una niña chica que ha hecho algo mal y el adulto la mira con desaprobación por lo que ha hecho. Poco a poco, la vergüenza, la incomodidad,…fueron desapareciendo y dando lugar a una situación de entrega y placer. Azote tras azote en el culo notaba como iba apareciendo el rojo, el escozor y el placer. Deseaba que me miraras y me tocaras. Notaba como iba creciendo mi placer, como iba creciendo el deseo de ser tocada, de ser usada y follada. Paso de una situación fría a una situación intima. ¿Cuántos azotes? Llegue a descontarme, pero creo, que fueron 30 azotes fuertes e intensos en cada lado. Un total de 60, bien repartidos para dar color en toda la zona. Sí, fu un momento raro, tu doblando ropa y yo azotándome. Era como una imagen irreal, que visto des de fuera alguien pensaría “pobrecita, no le hace ni caso”. Sí, fue un pequeño momento humillante que se transformó en intenso y sensual. ¿Se llama crecer a eso?

EL DESPUÉS

Lo bien hecho, dicen, tiene premio. Yo lo puedo confirmar y yo, en esta ocasión, lo tuve. Desnuda frente la ventana, bien expuesta, en un principio escondida tras la cortina, tu mano mala la aparta y quedo a la vista al 100%. No soy consciente de ello, pero después sí. Siguiendo tus órdenes empecé a acariciarme el clítoris, primero suave y poco a poco todo se fue intensificando. Círculos grandes, cada vez más pequeños, cada vez más rápidos. Ligeros golpecitos. Un dedo, dos dedos acariciaban la zona. Tú detrás, sujetándome por las tetas. Me acarició rápido y de forma intensa para explotar en mi trocitos con un gran orgasmo final. Respiración agitada. Pero feliz y orgullosa. ¡Ya está! No pasa nada,…relájate me digo. 

Pero no, una vez más me equivocaba. Hay una toalla tendida en el balcón y alguien tiene que recogerla. ¡Maldita toalla! ¿Quién la habrá dejado allá? ¡Yo!. Sal y recógela. No, no, no, me bloquee. Iba desnuda. Hay vecinos al frente. Podían verme. ¡No! Camino hacia atrás. Mi Amo bloqueaba el camino. Quedo paralizada. Empiezo a llorar. ¡No! Me pides que te mire, que racionalice. No puedo. Me cubro con mis brazos. Intento protegerme ¡No! No puedo. Pero no tengo otra opción. Ya más calmada, empiezo a respirar más tranquilamente…te miro, me miras,…Si puedes perrita, nunca te pondría en peligro. Lo sé nunca me pondría en peligro, así que respiro profundamente y salgo lo más rápido posible e intento parecer calmada. ¡Mierda! Está sujeta con pinzas. Tiemblo entera. Pero la cojo, entro rápido en casa y me cubro con ella. Más lágrimas, no veo, no escucho. Me tenso. Un abrazo, susurros…voy calmándome, recuperando la respiración vuelo a ver, a escuchar, a racionalizar. Finalmente risa nerviosa, carcajadas incontrolables. Si, lo he hecho. Escondida detrás la cortina y de la toalla hago un repaso de las vistas y sí, parece que no hay nadie. Pero eso, no lo puedo asegurar, y aunque lo controles, mi Amo tampoco. Una vez más me he superado.

Aunque hay mucho más a contar de eso… ¿feliz? Por supuesto. Así que una vez más…gracias Amo.

dijous, 23 de juliol de 2015

REFLEXIÓN EN UN DÍA JUNTO A TI


Durante estos días las mañanas eran mías. Ese espacio me iba muy bien para reflexionar, pensar, volver en mí. Estar un poco conmigo misma. Soy un poco rara y necesito mi momento de soledad para estar bien conmigo misma. En estos momentos, que han sido muchos, he reflexionado, he meditado y creo que el resultado escrito es lo suficientemente bueno como para compartirlo con todos vosotros.

Como podéis ver, estos post son más de reflexión, son poco detallados, seguramente a medida que vayan pasando los días empezare a escribir con más detalles, pero por ahora, necesito compartir con todos vosotros y vosotras mis reflexiones, mis sentimientos y sensaciones. Así que vamos a proseguir con unas de mis reflexiones más intensas de aquellos días.

¿He madurado como sumisa? Creo que sí. Así debe ser después de casi tres años junto a ti Amo. Me siento diferentes, más segura de mis acciones y mis decisiones. Aún hay que seguir con algunas cosas, pero creo que he mejorado mucho. Soy más consiente de quién soy y como debo ser. Me siento cómoda y feliz con mi estado natural (desnuda). Parece increíble que diga y escriba eso. Solo pensar que hace algún tiempo atrás, exactamente un año, eso parecía impensable. ¿Yo desnuda todo el rato? Pero que locura, mostrándome sin tapujos, enseñando todos mis encantos (es una forma de decirlo). Soy consciente que no soy una modelo, y me costaba aceptarme a misma, contemplarme y por supuesto, mostrarme como mi madre me trajo al mundo frente a un hombre o, en este caso, frente a mi Amo. Fue un largo trabajo, pero lo hemos logrado. A día de hoy me siento bien mostrándome desnuda frente a tus ojos. Y voy dando un pasito más al mostrarlo al mundo (prometo escribir un post sobre esto).

Me gusta estar tumbada en el sofá, mostrarme, no me siento incómoda, es un momento de intimidad, un momento nuestro dónde me siento sensual, dónde no hay tapujos ni barreras. Me gusta que me mires, que disfrutes de las vistas, que me observes,…


ABRIENDO UNA NUEVA PUERTA.

¿Humillación? Casi controlada. Voy interiorizando que en los momentos que entra en acción la humillación, humilla a la sumisa no a mi persona. Que en ningún momento lo hace para dañarme o para infravalórame a mí. Pero lo hace para humillar a la sumisa.
Seguro que hay distintas formas de humillación y estas se van dando poco a poco. He superado la de restregarme y disfruto la adoración a la polla de mi Amo. Tal y como me dice…soy una chupona, esa nueva faceta la voy asumiendo. Ha sido otro gran paso que se ha realizado en estos días junto a ti. 
Cuando sucedió la primera vez, no pensé, actué, me entregue, te hice gozar y disfrute. Humillación, entrega y mucho placer. Me gusta sentir tu polla en mi boca, besarla, comerla,…me excita, me humedece y me activa. Me gusta sentirla en mi cara golpeándola y azotándola suavemente al principio y que los azotes se van intensificando. Siento cómo se va formando el orgasmo en mi interior, cómo va subiendo el cosquilleo, cómo intenta salir al exterior sin lograrlo. Me sorprende que este momento sea capaz de formar un orgasmo sin ser tocada en mis zonas sensibles. Eso me hace preguntar, ¿Conseguiremos que llegue al orgasmo sin ser acariciada directamente al coño? Es en este momento cuando me vuelvo loca, cuando empiezo a perder el control, cuando tú controlas mis impulsos y yo intento obedecerte, pero es tanto la necesidad que siento de adorarte, de sentir como me follas las boca, que lucho contra tu resistencia, cuando me sujetas la cabeza cerca de tu polla mientras la voy besando y lamiendo, hasta que me dejas ganar. 
Y dijo me dejas ganar, porque no hago nada contra tu voluntad. Así, que me dejas ganar y vuelvo a entregarme. En ese momento cierro los ojos, para entregarme mucho más pero sobretodo escuchar a mi alrededor. Escucharte a ti, como suspiras, como jadeas, tus palabras, como me hablas y me llamas puta…todo junto me lleva al clímax, al éxtasis, me sube al límite para entregarme sin dudas y en cuerpo y alma. Me siento completa, realizada y feliz. Así que una vez más…gracias Amo, muchísimas gracias, por haber abierto una nueva puerta a seguir explorando. Porque sí, quiero seguir explorando esa nueva faceta. Porque si te sorprendió a ti, a mí también. Me sorprendió ver como reaccionaba, como me perdía el control y no luchaba por recuperarlo. Sino que te lo cedía por completo, porque a tu lado estoy segura y no me pasara nada malo.

Pero no puedo negar que cuando dejo que el control entre en acción empiezo a pensar y a dudar un poco de lo que estoy haciendo en aquel momento. Si, aparece la vocecita mala que he aprendido a controlar las situaciones que ya conozco. Pero en las situaciones nuevas, de vez en cuando aparece, supongo que es una señal de alarma. Es un atención eso es nuevo y no sabemos si es bueno. Y eso se dio, en una de las ocasiones que entro en acción la chupona. Estoy segura que mi Amo lo noto, pero sin dejar de entregarme empecé a luchar contra esa vocecita y logre reducirla para dar lugar la vocecita buena, la que me anima a seguir experimentado y a seguir abriendo puertas para aumentar mi placer para entregárselo a mi Amo, de tal forma que él pueda gozar mucho más de su puta perra. Así que puedo decir que la nueva personalidad, por así decirlo, la chupona que está floreciendo me encanta. Y no dejare que nada ni nadie la haga desaparecer. Porque de todas las veces, solo salió semi mal una vez, las otras fueron un éxito y ahora solo es cuestión de que todas lo sean. Para seguir gozando de los gemidos de mí Amo, de su respiración agitada, de sus palabras y por supuesto de sus movimientos involuntarios. Porque aunque en todo momento, él tiene el poder. En este momento el poder es mío. De vez en cuando ya es bueno que la sumisa tenga un poco de poder. Pero solo un poco. No os asustéis.

Así que…gracias Amo por todo lo que me das, me enseñas y por la paciencia que tienes conmigo. Solo puedo pedirte una cosa más…no pierdes nunca esa paciencia, porque es la clave para seguir avanzado.

JULIO A TU LADO I

Ha pasado un tiempo des de que estuvimos juntos, pero ha llegado el momento de volver a estar juntos. De nuevo, durante unos días de este mes de julio caluroso nos volvimos a juntar. Fueron pocos días, pero muy intensos. Durante esos días hemos compartido grandes y pequeños momentos. Intensos y menos intensos. Pero lo más importante hemos vuelto estar juntos.

Después de un largo viaje llegue, me acomode en casa despojándome de mi ropa. Una vez desnuda, me pasee un poco por el piso, para familiarizarme y situarme con el lugar, no podía quitarme la sonrisa tonta de la cara. De nuevo junto a ti, de nuevo en casa. Así es, me siento cómo en casa y me encanta.

Te espere desnuda, un poco nerviosilla, con muchas ganas de que llegaras. Paso un rato largo, entre cierre y cierre de ojos, por fin llegaste. Abrazos, besos, caricias, pequeños azotes de bienvenida…en definitiva un gran reencuentro como te mereces Amo. ¡Por fin estamos juntos de nuevo! 

SESIÓN DE SOFÁ

Estas sesiones son ya un clásico entre nuestros encuentros. Puedo confirmar que desde la primera sesión a hoy he cambiado mucho. Estoy más tranquila y relajada. Me dejo llevar, me entrego mucho más y simplemente disfruto del momento para que tú, mi Amo, disfrutes mucho más de mi entrega y sobretodo del cuerpo y sumisa que te pertenece. 

La sesión de sofá fue larga, intensa, controlada y vivida al máximo. Fui capaz de controlar las caricias, las ganas de explotar. Controle mis impulsos y mis necesidades para seguir tus órdenes, tus pautas y llevarlas a cabo para dar respuesta a tus necesidades. Ya que estas, son la únicas y más importantes para mí.  Mí razón de ser es complacerte en cuerpo y alma. Es sorprendente como he llegado a controlar las situaciones, aunque aún, algunas veces pierdo el control. Pero no hace falta decir, que son muchas menos que antes. Me siento feliz y orgullosa de mi misma, ya no hay una vocecita mal y otra buena. Solo hay la buena, la que me anima a tirar para adelante, para seguir sin dudar, ni dando mil vueltas a las cosas. Nada puede ser malo a tu lado. Así que puedo decir que gracias a ti y a mi empeño hemos logrado mucho. Somos un gran equipo. Y espero y deseo que este gran equipo sigua adelante durante muchísimo tiempo.

Y…LLEGÓ LA NOCHE

Estos momentos me vuelven locas. Sí, así es, sé que puede pasar cualquier cosa o no pasar nada. Me tumbo en la cama, buscando la posición perfecta, boca arriba, boca abajo, de un lado del otro,… no para quieta, estoy nerviosa. La cabeza empieza a funcionar: ¿Pasara algo? ¿Se girara? Jopeta no hace nada… el pie entra en acción, sí, sí, el pie inquieto, el que se muevo cuando estoy nerviosa y no controlo la situación, el que se mueve después de un momento intenso y necesito relajarme. Aiii parece que se mueve. Falsa alarma.

Pero también es verdad que el simpe hecho de estar allí, a tu lado, me siento feliz y relajada ¿Por qué? No lo sé, hay algo diferente que hace que este más tranquila, pero no logro saber cuál es. ¿El lugar? ¿La oscuridad? ¿La cercanía? Quizás todo junto. Solo sé que es como si fuera nuestro lugar de paz y tranquilidad. Es un lugar dónde todo se intensifica más: las sensaciones, la entrega, la situación, la voluntad, … la entrega es absoluta como siempre, no hay tiempo de reacción, solo de acción, de dejarse llevar, entregarse, controlar las reacciones,… todo. Y cuando todo termina…lágrimas. Pero no son lágrimas de tristeza ni de no estar bien. Son lágrimas de distensión, de relajación. Son lágrimas que me ayudan a liberarme del todo.

Hay mucho que contar, mucho que escribir y mucho que asimilar. Creo que simplemente me entregue. No hubo dudas, ni miedos ni ninguna sensación de vergüenza o humillación. Así es. Me entregue y me esmere. Viví muy intensamente la sesión. Todo fueron buenas sensaciones. En definitiva fue un gran momento, de entrega y felicidad absoluta. Dónde no hubo miedo, simplemente entrega.

divendres, 17 de juliol de 2015

TAREAS COMUNES II

Hace unos días empecé con este post y deje para contar dos tareas. Por la que empezare primero es la que lleva por título…LA FRASE.
Esta tarea no tiene ninguna complicación. Es sencilla pero se trata de interiorizarla y decirla con total naturalidad. La tarea consiste en decir: soy la puta perra que te pertenece. Parece fácil,  ¿verdad? Es  cuestión de decirla al iniciar y terminar el día. Pero llegar aquí ha tenido un proceso. Un proceso que no empezó muy bien la verdad, pero todo fue culpa mía. Por mi estúpido bloqueo frente a algo que tengo la sensación que ataca a mi persona, cuando no es así, no me ataca a mí persona, es una faceta más de mi personalidad y mi relación con mi Amo.
Mi primera reacción fue un poco desmesurada, por no decir mucho. Me bloqueo e hice una montaña de un grano de arena. Me puse tan tensa y tan a la defensiva que mi Amo tuvo que mostrarme la señal de stop y dejar que fuera yo quien diera luz verde al inicio de esa tarea que muy pronto pasaría a ser una tarea común.

Pero para llegar aquí tuve que digerir la tarea. Mi reacción frente a una tarea desconocida, que me asusta, muchas veces es desmesurada. Me pongo a la defensiva, empiezo a llorar, no entro en el razonamiento. Necesito mi tiempo, que me dejen mi espacio y una vez lo he digerido todo es mucho más sencillo para darme cuenta que soy capaz y que se trata de una tarea que soy capaz de realizarla con éxito.
¿Pero qué es lo que me bloqueaba de esta tarea? Creo que la cosa más simple, decir en voz alta lo que soy y decirlo cada día. Ahora, cuando fui capaz de desbloquear ese pensamiento puedo decir que disfruto de decirla cada día en voz alta. Así que cada mañana cuando me despierto y cada noche antes de ir a dormir, con una gran sonrisa y una gran satisfacción interna digo: Buenos días Amo te desea la puta perra que te pertenece. Buenas noches Amo te desea la puta perra que te pertenece.
¿Difícil? No, es una tarea sencilla pero para eso primero hay que interiorizar y simplemente dejarse llevar.

¿Pero qué sucede cuando esta frase se traslada al cara a cara?
Como cambia todo cuando se traspasa esa fina línea. Solo es cuestión de decir la frase en vivo y en directo, dejar la vergüenza de lado y dejar salir la confianza y la seguridad que tenemos dentro. Mirar fijamente a mi Amo y sin una pizca de duda decir en voz alta: Hola Amo, soy la puta perra que te pertenece. Al principio resulta un poco difícil, esta vez pasamos de decirlo por escrito a decirlo en voz alta. Pero una vez superada la primera barrera luego sale de mi interior como si nada, con voz firme y segura. Me siento orgullosa y feliz de mi capacidad para mejorar y seguir adelante. Aunque a veces la situación cambia un poco y empieza de nuevo el bloqueo. ¿Tontería? Si, una vez más entra en juego los miedos y las inseguridades. La falta de razonamiento y la falta de confianza en mí misma. Porque es eso, confiar en mí ya que confío plenamente en mi Amo, él sabe cuando estoy preparada para dar el siguiente paso.  Y ese nuevo paso se dio esta noche pasada. Pero yo no supe estar al nivel y llevar la situación de la mejor forma posible.
Esa noche la frase se modifico un poco, cambio la por una. Exactamente una pequeña matización. Nada del otro mundo, pero yo en aquel momento lo hice un gran mundo. Pero es que es así soy una puta perra, pero eso es abrir la puerta a un mundo más grande, fuera de las cuatro paredes que nos protegen. Un mundo más abierto. Un mundo que tengo el gusanillo por descubrir pero que a la vez me asusta. Me gusta ser la puta perra de mi Amo. Pero me asusta ser una puta que puede ser compartida con alguien más que con mi Amo. Algo que puede suceder algún día, aunque de momento no esté previsto, aunque nunca se sabe.
Pero hoy, después de dormir, relajarme y madurar la frase, he sido capaz de decir en voz alta, segura y tranquila que soy una puta que pertenece a mi Amo. Lo he dicho sin miedo, con seguridad y las veces que ha hecho falta. Una vez más he dado un paso adelante. En esta ocasión el tiempo entre el aviso y el paso ha sido corto, solo unas horas de diferencia. Cada vez estos pequeños pasos, que creo que me hacen más grande, se realizan más rápidos y con menos tiempo. Es decir los interiorizo mucho más rápido que hace dos años atrás.
Gracias Amo, muchísimas gracias, por la paciencia que tienes conmigo. 

dijous, 2 de juliol de 2015

TAREAS COMUNES

Son aquellas tareas que forman parte de tu día a día. Aquellas tareas tan interiorizadas que ya no se hacen extrañas y que puedes llegar a echar en falta. Tareas que te ordeno tu Amo un tiempo atrás y des de entonces las llevas a cabo como algo más de los rituales diarios (abrir los ojos, salir de la cama, lavarte la cama, desayunar,..) Estas tareas ya forman parte de estos rituales.
Dentro de mis rituales diarios se han mezclado los rituales BDSM que dan más significado a mi sumisión y entrega. ¿Pero cuáles son? (espero no dejarme ninguna)

El más antiguo y el que llevo más tiempo realizando es en la ducha. Lo bautizaremos como orgasmo anal acuático. Después apareció el ordeño. Des de hace un tiempo para acá hay los orgasmos sobre ruedas. De vez en cuando esta la entrega en público, ahora en verano han llegado los topless y la más actual…la frase.  Estos rituales forman parte de mi día a día, son las tareas comunes, aquellas que no hace falta que mi Amo me diga: “quiero que hagas esto”. Ya forman parte de mí. Ya no se hacer aquella rutina sin la tarea.

ORGASMO ANAL ACUÁTICO
Esta tarea forma parte del ritual de la ducha. Llegar a casa, sentarse un poco, ir hasta el cuarto de baño, despojarse de la ropa y entrar en la ducha. Dentro de ella cada uno de nosotros sigue unos rituales que seguramente serán los mismos, pero con la pequeña diferencia que yo llevo incluido un orgasmo anal acuático. Vaya…esta tarea como ha cambiado, mejorado y evolucionado de las primeras veces. Creo que puedo decir que al inicio entraba con miedo en la ducha, por decirlo de alguna manera, ahora busco las duchas. Son la bomba con limonada. Son duchas relajantes, estimulantes, intensas y liberadoras de tensión. En definitiva un tratamiento perfecto para ir abriendo el culo y para empezar o seguir el día relajada y tranquila.

EL ORDEÑO
Vaya, creo que vuestra reacción ha sido la misma que tuve yo cuando leí: puta ordéñate las tetas. ¿Ordeñarme a tetas? Pero que está diciendo. Sí, sí, me mostré un poco extrañada y reticente. Pero ahora me encanta y es algo que pongo en práctica casi todos los días al llegar a casa después del trabajo cansada y agotada. Tengo que confesaros, que a día de hoy, esta técnica no activa el cuerpo que pertenece a mi Amo, pero sí que lo relaja y lo deja preparado para cualquier cosa. Esta técnica consiste en masajear fuerte las tetas, como si ordeñaras a una vaca. Al principio es doloroso e incómodo, pero poco a poco notas como las tetas se van ablandando, como la presión de las piernas van desapareciendo y como te vas dejando y vas entrando en el trance del descanso. En definitiva una tarea que a veces la mezclo con la tarea de la ducha, entonces lo llamo ordeño acuático. Es recomendable aplicarla cuando lo necesitas. Eso sí, después pasando el parte a mi Amo. 

ORGASMOS SOBRE RUEDAS
Esta, seguida del orgasmo en la ducha y el ordeño, es la tarea realizada más a menudo. Tantas veces como vaya en coche. Esta tarea hay días que la vivo genial y otros que la vivo con un punto de miedo. Pero vaya, cuando le coges el tranquillo es gratificante y satisfactorio conducir y encontrare los maravillosos semáforos en rojo. Sí, habéis leído bien. Buscas y deseas encontrare los semáforos en rojo y que sean largos, por supuesto. Hasta acabas maldiciendo los semáforos en verde y aquellos que paras y no tienes ni tiempo de cambiar la marcha porque ya se ha puesto en verde. ¿Irónico? Puede ser, pero si la tarea consiste en acariciarte y ofrecer un orgasmo a tu Amo en cada semáforo en rojo, os puedo asegurar que deseas estos semáforos. Aprendes a acariciarte con más intensidad en los semáforos cortos para lograr el objetivo y os puedo asegurar que aprendes a controlar el enfado por no haber podido llegar hasta el final. Es un aprendizaje de control y de entrega. Cada semáforo es una experiencia, y aunque pases a menudo por el mismo, nunca es igual. Un día no hay nadie cerca, en otras ocasiones tienes una moto al lado. Hay el semáforo de dos carriles, el corto, el largo,… gran variedad de escenas, orgasmos y momentos. El escenario nunca es el mismo y poco a poco los orgasmos se convierten en intensos y largos. Controlas la frustración y la canalizas para el siguiente semáforo. 

   
LOS TOPLESS
Que decir de esto. Mucho no lo consideréis una tarea, en el fondo no lo es, pero si no hubiera sido por el apoyo y la paciencia de mi Amo a día de hoy seguiría sin ser capaz de hacer topless en la playa. Pero ahora es un gozo y una comodidad mostrar mis pechos en público, sentirme guapa y segura. Pero, sí que es verdad, que una vez superada esta vergüenza se incorporó una tarea. Que debo de seguir trabajando para mejorar el cómo lo vivió y lo siento. Aún no le he puesto en práctica este año, pero pensar en ella me pone tensa y nerviosa. Pero, eso no quiere decir que no sea capaz de hacerla. Porque el verano pasado lo hice y una vez superada las tensinos luego es fantástico. Ai, perdón. No os he dicho de qué se trata. Consiste en cada vez que entro al agua, dejar el coño libre dentro del agua, sentir el agua fría y acariciarme hasta entregarle a mi Amo un orgasmo. Y este ritual es cada vez que entre al agua. Como he dicho, este año aún no se ha dado la oportunidad, pero me ayuda a ir madurando la tarea para que cuando llegue el momento sea fluido y satisfactorio. Igual que el verano anterior.  

Y Finalmente quedan dos tareas comunes: LA FRASE y LA ENTREGA EN PÚBLICO. Creo que estas dos tareas se merecen un post para ellas solas. Y por lo tanto os prometo que llegaran. La tarea de la frase es relativamente nueva y da mucho que contar. Y la de la entrega no es nueva, pero cada vez que se realiza son sensaciones nuevas que me gustaría poder explicar de forma más íntima.
Así que…pidiendo perdón, tendréis que esperar al próximo post, será en pocos días.
Gracia por leerme.