Pàgines

dimecres, 24 de juliol de 2013

VACACIONES JUNTO A TI (4)

EL CASTIGO
Pero como ya he dicho no todo fue bonito, también hubo un momento triste, sé que son necesarios los castigos, para poder corregir mis malas actitudes, pero aunque los entienda, los comprenda y los acatos, después durante un largo rato me queda una mala sensación, tengo la necesidad de llorar y encerrarme un poco conmigo misma para calmarme y recuperar la compostura.
A lo largo de la semana tuve tres castigos, un por ser mala hablada, otro por no haber controlado el orgasmo y correrme sin permiso y el otro por insistir demasiado en querer tenerlo y no parar al tiempo justo.
El primer castigo consistió en unos cuantos azotes más fuertes de lo habitual y sin mimos de calma después. Controlar mi forma de hablar durante las sesiones es algo que voy mejorando, pero en los momentos de mas excitación y cuando no puedo más, me es difícil controlar que salgan esas palabras feas por mi boca. A mi Amo no le gusta, y durante un tiempo me advertía y me lo corregía, pero cuando pasa el tiempo y por mucho que lo corrija esta forma de actuar no cesa del todo, el castigo es muy merecido. Así que después de una fantástica sesión llegó el pequeño pero severo castigo.
El segundo llegó después de una fantástica sesión en que me uso a su gusto y antojo de forma anal. Estaba tan emocionada por aquella nueva sensación y por sentir no que dolía y lo estaba disfrutando que no puede controlar y me corrí sin pedir permiso. En un primer momento el castigo consistía en no poder llegar al orgasmo durante 24 horas. Cuando me lo impuso queda pasmada, no me veía capaz de aguantar todo un dia reteniendo mis orgasmos, me parecía una tortura pero no había otro remedio. Así que durante las sesiones aguantaba y resisita, pero no llevaba ni medio dia de castigo que llego un momento en que no podía más. Aquello era horrible, tenerlo dentro mi, sentir como me entregaba a él y como me llenaba y no poder explotar me mataba, llego un momento en que no podía más o me dejaba entregarle aquel inmenso orgasmo que estaba creciendo en mi interior o no se que pasaría, así que jugué algunas cartas y empecé a suplicarle. Esta vez funciono, generalmente se mantiene severo y a ralla, difícilmente se deja convencer. Así que me dio permiso para correrme y cambio el castigo. El cambio al principio no me gusto, pero prefería estar un dia entero sin poder llegar a los orgasmos o dormir toda la semana desnuda a su lado. La decisión de fue muy difícil, acepté el cambio aunque sabia que me seria un poco difícil dormir los primeros días, sin sentirme protegida con algo de ropa. Pero igual que el primer castigo este también lo supere.
Y finalmente llegó el ultimo, como os he dicho a veces suplicar funciona, pero otras no. Y esta vez por pesada y no dejar de pedir que jugara conmigo me lleve una buena tanda de azotes fuertes hasta que no puede más y mis ojos se llenaron de lagrimas. Muchas veces en las sesiones el dolor llega hasta el limite de que no puedo más y lloro, pero sé que después habrá una pequeña sesión de mimos. Esta vez, sabia que no habría mimos y que tendría que recomponerme y sola.

Recomponerme después de los castigos, no me suele ser fácil, necesito mi tiempo, hasta necesitaría mis momentos de soledad para poder esconderme y llorar sin ser observada. Mi Amo no me deja sola, pero respeta este momento, aunque para mi es duro y no me gusta nada mostrarle mi debilidad. Si, repito, los castigos son necesarios, pero no me gustan nada.

VACACIONES JUNTO A TI (3)

EL CINTURÓN
Durante la semana que estuve al lado de mi Amo descubriendo la fantástica isla que teníamos bajo nuestros pies, también puede descubrir nuevas sensaciones, entre ellas la sensación de sentir el cinturón sobre mi piel. La primera vez tenía un poco de miedo pero a la vez me moría de ganas de tener una nueva experiencia. Sabía que dolería, pero a la vez sabia que seria capaz de aguantar los azotes con el cinturón y descubrir mis sensaciones.
La primera vez fueron un total de quince azotes con cinturón, sentir como el cuero picaba sobre mi piel y le daba el color que le gusta a mi Amo, provocaba que mi placer aumentara. La mezcla de dolor, querer para pero a la vez pensar y sentir en boca de mi Amo que yo puedo, me ayudo a relajarme y a poder disfrutar mucho mejor del momento. Cada pequeño pero fuerte azote tensaba mi piel, ponía erectos mis pezones y las cosquillas interiores iban creciendo mientras el sexo se humedecía de forma increíble. Fue un momento un poco duro, pero como todo en el bdsm hay la parte dolorosa y la parte placentera, en realidad la parte doloroso estimulaba mi placer, pero cuando mi Amo empezó a relajar la zona azotada con dulces caricias y suaves besos, el placer no hizo más que aumentar. Después de la sesión de azotes mi Amo me uso a su antojo y os puedo asegurar que el orgasmo que le entregue fue increíble, de aquellos que va subiendo lentamente y cuando explota y sale al exterior, con el previo permiso de mi Amo, fue espectacular. Hoy después de casi una semana, cierro los ojos y soy capaz de reproducir en mi mente aquel momento. Con solo recordarlo el cuerpo reacciona. 
No puedo omitir, que después de esta pequeña pero gran sesión de cinturón, llore un poco. Lloraba no solo por descargar toda la energía acumulada durante la sesión, sino también de felicidad, de pensar que algo que me daba miedo, lo había superado y solo deseaba volver a sentir el cinturón sobre mi cuerpo. Mi Amo se puso muy contento, pero me dijo que la próxima vez tendría que pedir que me azotara con el cinturón. Evidentemente, después de la magnifica experiencia que viví con el cinturón se lo volví a pedir, y esta vez los azotes no fueron quince, sino más. Ser capaz de superarme, aunque sea con lagrimas, me hace sentirme orgullosa de mi misma, no solo por superarme sino también porque con paciencia y entrega voy llegando a ser, no solo la sumisa que mi Amo desea, sino la que deseo ser yo. Hoy puedo decir que no solo quiero a mi Amo, sino también que quiero el cinturón que siempre le acompaña.

Si puede que mi doma sea lenta, que mi evolución sea lenta, pero lo importante es que ese ritmo no pare y que mi Amo y yo estemos satisfechos y orgullosos de nuestro camino.  


dilluns, 22 de juliol de 2013

VACACIONES JUNTO A TI (2)

DESNUDA
Como ya he dicho, había varias órdenes a cumplir. Otra de ellas era ir y dormir desnuda. La orden era muy clara siempre que estuviésemos en la habitación del hotel iría sin ropa y en el momento de dormir también.
Como bien sabéis los días previos a las vacaciones este asunto lo estuvimos trabajando para que me acostumbrar y me sintiera cómoda con mi cuerpo y con la situación. Y evidentemente este trabajo tubo sus resultados, pero aun así tuve mis pequeñas dificultades. Los primeros días al llegar a la habitación me iba quitando poco a poco la ropa: primero la camiseta, luego lo pantalones y finalmente el sujetador. Era mi ritual para ir adaptándome a la situación. A lo largo de los días fui interiorizando esta orden y al entrar en la habitación quitarme la ropa era automático, hasta le empecé a coger gusto eso de pasearme completamente desnuda sabiendo que mi Amo no dejaba de mirarme, de gozar de la vistas y de poder usarme cuando él quisiera.
Otra cosa fue la de dormir desnuda, y vendría a ser lo mismo, pero tenia la necesidad de cubrirme con las sabanas, de protegerme. Era uno de nuestros juegos nocturnos, yo me cubría y él me descubría. Hasta que me rendía y evidentemente él ganaba. El dormir desnuda empezó como un castigo, lo contaré más adelante, pero como todo, a base de ir aceptando la situación, viendo que me sentía cómoda y tranquila y que, una vez más contentaba y llevaba a cabo la orden de mi Amo, me ayudo a que lo viviera como algo normal y estuviera tranquila y relajada.
Siempre creo que una orden o tarea el objetivo principal es satisfacer a mi Amo, pero a lo largo de los días voy comprendiendo que también me ayudan a crecer y a tener más confianza en mi misma y en mi cuerpo. Así que puedo decir, que lo que empezó como un castigo al final término siendo grandes momentos. 

POSICIÓN DE ENTREGA
Por otro lado también quedo establecida cual seria la posición de entrega. Con ella me quería siempre que estuviera echada en la cama mientras no durmiéramos. La posición concisita en estar boca arriba o boca abajo con los brazos por encima de la cabeza como si estuvieran atados, piernas abiertas, mostrándome y entregándome bien a mi Amo, y ojos cerrados. Estar en esta posición me gustaba, me sentía cómoda y orgullosa de entregarme a mi Amo, aunque él no desear usarme. Lo que peor llevaba era estar con los ojos cerrados, no ver ni controlar lo que pasa a mi alrededor me mata y me pone de los nervios, por mucho que intentara concéntrame en otra cosa, no lo lograba y alguna que otra vez los ojos se abrían y entonces sonaba la voz severa de mi Amo recordándome que debía de estar con los ojos cerrados.
En general era pocas la veces que no me usaba estando en posición, pero la veces en que estaba sentado a mi lado, o se paseaba por la habitación, sin hacer o decir nada provocaba que aumentaran mis nervios y mis ansias de que me tocara y me usara. Alguna que otra vez me ordenaba que me diera la vuelta y se dedicaba a jugar conmigo, a observar y a tocar todas las partes del cuerpo que le pertenecen y puede usar a su antojo. Era en estos momentos en que intentaba mantener cerrados, no lo los ojos, sino también la boca. Y dijo intentar, porque con solo ponerme en posición el cuerpo pedía ser tocado y mi deseo de ser correspondida iba en aumento. Pero cuando él decidía que aquel momento no me usaría, entonces el deseo no solo aumentaba, sino que iba sintiendo como un pequeño orgasmo de placer iba creciendo en mi interior.
Esta posición ya forma parte de mí, la tengo tan interiorizada que hasta en los momentos de soledad en el cuarto de mi casa me posiciono. Sé que la próxima vez habrá una cuerda que aguante los brazos que en alguna ocasión movía para poder tocarlo y un antifaz para evitar que vea cuando no resiste más estar con los ojos cerrados. Esta novedad por un lado me gusta mucho y me excita, pero por otro como todas las novedades me asusta un poco. Estar atada es algo que deseo realizar des de hace algún tiempo, y al igual que estos días maravillosos junto a mi Amo en la isla se han hecho realidad algunos de mis deseos, espero y deseo que este también llegue. Cada cosa a su debido tiempo.          

dissabte, 20 de juliol de 2013

VACACIONES JUNTO A TI (1)

Solo han pasado cuatro horas des de que nos dijimos hasta luego, después de una semana juntos descubriendo la magnifica isla que se abria bajo nuestros pies. Durante estas cuatro horas he estado intentando ordenar las ideas de todo lo que hemos vivido y no sé por dónde empezar. Durante estos días hemos experimentado nuevas sensaciones y superado algunos limites. Y por eso me siento feliz, no solo por haberlo compartido contigo, sino también por darme cuenta de que junto a ti soy capaz de todo lo que me propongas y nos propongamos.



Con este post, quiero intentar realizar un pequeño pero gran resumen de lo que han estado estos días junto a mi Amo, contando todo aquello que ha sido importante para mi. Ya que estos escritos me ayudan a reflexionar e interiorizar todas las sesiones y experiencias vividas.

EL VUELO
Volar no es una de mis pasiones, durante el vuelo estoy tranquila, pero hay dos momentos en que lo paso realmente mal: despegue y aterrizaje. Mi Amo lo sabía y por eso intento distraerme un poco. En el vuelo de ida durante el despegue intento distraerme con una charla entretenida. La verdad es que ayudo pero aún así tuve la necesidad de agarrarme fuerte de su mano y cerrar los ojos. Una vez en marcha ya me relaje y disfrute de la comodidad de poder ir tumbada en los cómodos asientos de la salida de emergencia. Durante el vuelo tuve mi primera gran experiencia y puede poner en practica la gran frase de: “cuando quiera y donde quiera”. Antes de seguir debo de aclarar que esta frase me daba un poco de miedo, hoy puedo decir que me encanta. Decía que puede poner en practica esta frase, ya que durante el vuelo mi Amo me uso, la verdad es que en un primer instante no logre relajarme y disfrutar del momento, estaba en tensión, intentando controlar que nadie viera lo que estaba pasando a su alrededor, pero finalmente me deje llevar y tuve un magnifico y placentero vuelo donde pude ofrecerle a mi Amo, el mejor placer aéreo nunca ofrecido hasta este dia. Tengo que confesar que el morbo de que puedan ver o deducir ayudo a que fuera la bomba el orgasmo que viví al largo del vuelo. Pasado un rato llego el momento del aterrizaje, por dios solo sentir la voz del piloto anunciando que llegaba el momento ya me puso tensa, pero mi Amo tubo una idea fantástica, de forma muy disimulada introduzco su dedo en mi ano. Por primera vez en mi vida esta parte de mi cuerpo seria usada. Fue algo único, sentirlo dentro de mi, como lentamente su dedo iba penetrándome y llenándome de una magnifica sensación, como iba subiendo, no solo el orgasmo, sino también los colores rojos de vergüenza pero felicidad en mi cara. Por mucho que intentara disimular las caras, no lo lograba. Al igual que intentaba ser silenciosa. Aún así, algún ruidito raro hacia ya que las chicas de delante no paraban de darse la vuelta para mirar lo que pasaba en nuestros asientos. No sé si lo esbrindaron. Solo sé que nosotros nos lo pasamos en grande y gozamos del momento.
No puedo decir que no estuve tensa y nerviosa por estos dos momentos, pero que mi Amo jugara conmigo me ayudo a no estar tan centrada en lo que me daba miedo. Y evidentemente en el vuelo de vuelta también hubo los dos momentos claves. Despegue con orgasmo explosivo y aterrizaje dando placer a mi Amo. Definitivamente creo que hemos encontrado la formula para relajarme durante los vuelos. Así que gracias mi Amo por poner remedio a mis miedos.

SIN ROPA INTERIOR
Durante esta semana junto a mi Amo, tenia varias órdenes, una de ellas era ir sin mis braguitas durante todo el día. La idea no me gustaba mucho, ya que me siento incomoda y alguna que otra vez los pantalones o la falda se meten por donde no deben. Los dos primeros días lo pase bastante mal y a la vez me gustaba saber que mi Amo tenia vía libre hasta el sexo.
La incomodidad es creada por mis pensamientos, por tener la sensación de que la gente puede notar que no llevo nada, pero poco a poco, cuando me relaje y logre despejar la mente puede disfrutar del momento. La libertad que sentía, sin que nada me apretara y la satisfacción de saber que estaba cumpliendo, no solo una orden de mi Amo, sino un deseo, hacia que yo me sintiera orgullosa de mí.
Me gusta saber que cuando mi Amo decide acariciar o tocar en el momento que lo desea estoy libre y disponible. Y así lo hizo. Siempre poniendo en practica su frase favorita: “cuando y donde quiera”.
A lo largo de los días logre disfrutar de esa libertad, de no sentir la necesidad de cubrirme y por supuesto de saber que la entrega seria mucho más fácil. 

dilluns, 8 de juliol de 2013

EN LA PLAYA

Hoy he ido por segunda vez a la playa. No es mi pasión, pero si es verdad que me gusta sentir el calor del sol sobre mi piel y ver como va cogiendo color. Con el paso del tiempo, me he dado cuento, que no es que no me guste ir a la playa, lo que no me gusta es mostrar mi cuerpo en bañador. Des de siempre que no me he gustado mucho físicamente, por suerte, esto va cambiando, mi Amo esta haciendo un trabajo muy completo para que aprecie y me quiera. Tener esta seguridad en mi misma hace que vaya mas tranquila en los sitios, pero sobretodo en la playa, lugar donde tengo la sensación de que me estoy mostrando y que todos los ojos me miran, pero no para bien, sino para mal.


Ir a la playa tiene su ritual. Analizar la zona y buscar aquella donde haya menos gente. Poner la toalla sobre la arena y sentarme. Volver a observar y analizar quien hay y quien deja estar. Pasado un rato me quito el pantalón y vuelvo a relajarme observando a mí alrededor. Una vez hecho este análisis y sentirme mas relajada, me quito la camiseta. Quedándome en bañador. Pero aquí no termina el ritual. A continuación hay la mentalización de tengo que levantarme, andar hasta el agua y meterme. Empiezan las obsesiones: me miraran, me criticaran, se reirán de mí,… pasado un tiempo me levanto y voy al agua, cuando salgo es para secarme e irme. No me gusta estar tumbada en la toalla, me siento incomoda. ¿Tonterías? Puede. Pero es lo que hay, soy así de bicho raro.


Pero hoy ha sido distinto. Encontrar el lugar donde poner mi toalla no ha sido fácil. Encontrar aquel rincón donde no hubiera mucha gente y que a mi me dieran tranquilidad y confianza me ha llevado su tiempo. Cuando he dado con él, no he dudado, he puesto la toalla y sin ningún tipo de duda me he quitado el vestido de playa. Si, habéis leído bien, iba con vestido. Acto seguido, me he levantado y he dio al agua, se estaba de maravilla, un poco fría, pero genial. Al salir del agua y tumbarme en la toalla, he empezado a dar vueltas a si me quitaba o no la parte de arriba. No me gusta mucho que queden las marcas de las tiras del bañador, pero si me desato sufro por si se cae y si se me ve algún pecho. Es un sufrir. Una vuelta aquí, otra vuelta para allá y me he decidió a desabrocharme la tira del cuello. Pero me movía un poco y se caía la tela. Con esta tensión no había quien se relajara, solución me doy la vuelta y me desato la otra tira. Pasado un rato quería darme la vuelta, y eso llevaba a atarme la parte superior del bañador. Intentaba atarlo sin levantarme, pero no podía y aquí ha llegado el gran momento: ¿Qué hago, me doy la vuelta como si nada? Pero me miraran y ¿que pensaran? Con todo eso, al final he decidido darme la vuelta, sin tener en cuenta que me quedaba en top less. No os podéis imaginar lo incomoda que me sentía, la intensión era darme la vuelta, ponerme la parte de arriba y volver al agua. No me sentía a gusto. Si, lo sé, es algo muy normal y no tengo ninguna cosa rara en los pechos, pero que queréis que os diga, no me siento cómoda andando semidesnuda y que la gente me pueda ver. Pero bueno, se lo he dicho a mi Amo. Él se ha sorprendido tanto como yo que estuviera en top less, estaba un poco incomoda pero mas tranquila de lo normal. Nunca antes lo había hecho y si en la playa visualizaba alguien que estaba en top less no me ponía a su lado, no me sentía a gusto y mucho menos sentir que los ojos irían hacia donde yo estaba para mirar a la persona que estaba en top less. Cuando me iba a cubrir mi Amo me ha ordenado que aguantara, mínimo, media hora más o hasta que me fuera. Ha sido un poco suplico al principio, yo deseaba cubrirme e ir al agua, pero tenia que aguantar. Estaba sola pero en realidad tú estabas a mi lado, hablándome y haciendo que olvidara que iba sin cubrir. Esto me ha ayudado a relajarme y que me sintiera cómoda, que la necesidad de cubrirme fuera desapareciendo y estuviera tranquila y segura, que no pasaba nada y que si alguien miraba pues que lo hiciese, porque yo sabia que ese alguien solo podría mirar, pero no tocar, porque este privilegio solo lo tiene mi Amo. Bueno, en realidad, el privilegio de que mi Amo mire y toque, es mío.
Pasado un rato he ido al agua sin cubrirme, sentir la libertad del pecho en el agua, moviéndose libremente y ver como los pezones se ponían tiesos por el contraste del agua fría ha sido genial. Esa sensación de liberación ha sido magnifica.
Me gusta pensar que he dado un paso más a delante, que la barrera a mostrarme se esta rompiendo y que cada día estoy mas orgullosa de mi cuerpo. Y que si yo lo estoy, mi Amo podrá gozar mucho más de él, del cuerpo que le pertenece. Porque la tranquilidad de mostrarme hace que este más relajada y entregada, sabiendo que los ojos que me miran están disfrutando y gozando de las vistas, que no las están criticando.
Eso si, puedo estar superando la barrera de mostrar mis pechos, pero no me imagino en un playa completamente desnuda. Pensar en eso me pone de los nervios y me mata. Ya lo sé, no es algo que me haya dicho mi Amo, pero soy de las personas que se avanzan un poco a la realidad.


Un día más estoy orgullosa de mis logros, de mi seguridad y de mi entrega hacia a ti. Gracias por tu paciencia. Gracias por estar a mi lado y querer que yo forme parte de tu vida.
     

SOY SUMISA

Desde que me decidí aceptar mi verdad, ahora hace diez meses, no para de rondar por mi cabeza a quién de mi entorno se lo podría contar. Tendría que ser alguien capaz de comprenderlo y aceptar mi realidad, y digo comprender porque no tienen por que aceptarlo pero si respetarlo. Soy una persona con plenas capacidades mentales que ha escogido su realidad y entregarse libremente a su Amo.
Cuando hablo con la gente de mi entorno de ti, mi Amo, como mi amigo, mi compañero y confidente, siempre imagino si le podría contar que también eres mi Amo. Y de todas ellas hay dos que puede que lo comprendieran y lo respetaran. Aún así no estoy muy segura de ello y por eso no he dado el paso.
¿Cómo le dices a alguien que eres sumisa voluntariamente? ¿Qué no hay más placer para ti que entregar tu cuerpo para que él lo use cuando quiera y a su antojo? ¿Qué el placer se obtiene a través del dolor? y ¿Que si se realiza algo inadecuado habrá un castigo para darte cuenta de tu error?
Estas son algunas de las preguntas que se me pasan por la cabeza, pero seguro que habría mil a responder. Algunas más de curiosidad que de interés, otras para poder comprender lo que se vive y lo que se siente, pero… ¿realmente hay alguien que sea capaz de entenderlo y comprenderlo sin formar parte de este mundo?


Cuantas veces he imaginado que se lo contaba a alguien. Imaginar como empezaría y que diría: tengo que contarte una cosa. Tienes que saber que soy sumisa voluntariamente. Me di cuenta que es lo que me llena y me hace sentir libre,… todo una mezcla de cosas en mi cabeza sin poder ordenarlo del todo. Pero si algún día me decidiera a contarlo creo que explicaría lo siguiente:


Des de siempre en mis fantasías he imaginado que me usaban a su antojo, que me ataban y que a través de pequeñas pruebas de dolor y resistencia hacían que me excitara para luego usarme. Siempre pensé que eso era raro, que debía de guardarlo para mí y nunca dejarlo salir hasta que me tope con unos libros que hablaban del BDSM, aquello era lo que yo imaginaba en mi intimidad y abrió mi curiosidad. Provoco que buscara en Internet y diera con varias páginas y varios blogs. Empecé a leer, a informarme y por fin pude identificarme, yo me sentía sumisa. ¿Pero estaba preparada para abrir una puerta más a mi vida y afrontarme a mi realidad? Pasaron los días, y al final me decidí, me registre en una pagina y empecé un blog. Así es, soy sumisa. Buscaba un Amo que me mirar y me viese, que quisiera que yo se lo entregara todo, que me respetara y que me enseñara a crecer, a valorarme y sobretodo a llegar a ser lo que él deseaba que fuera. A través de de tareas, pruebas de resistencia, del dolor en busca del placer, he descubierto que por fin tengo lo que siempre he deseado. Si, lo se, puede asustar las palabras sumisa y dolor. Pero soy sumisa por voluntad propia, mi Amo respeta mis límites, mis miedos y no me hace hacer nada que yo no quiera. Siempre que experimentamos los hacemos juntos, y nuestros juegos son consensuados, todo lo que hago, lo hago libremente y sin ningún tipo de presión ni bajo ninguna obligación. Lo hago porque yo quiero y nadie me ha obligado. Si, hay dolor, pero es un dolor en busca de obtener placer, no es dolor de tortura ni de dañar físicamente. Es un dolor controlado y con el objetivo de alcanzar el placer, de sensibilizar zonas estratégicas para cuando son tocadas o usadas aumente mas el placer, y las sensaciones sean más intensas. Una simple caricias en una zona donde previamente ha habido unas pinzas presionando, se convierte en una caricia que hace explotar de placer, no solo relaja la zona sino que provoca en ti un cosquilleo interior que se va convirtiendo en un maravilloso orgasmo a entregar a tu Amo.
¿Por qué no busco un novio típico? Sencilla respuesta porque no me da lo que necesito. Mis experiencias con parejas típicas, socialmente aceptables, me daban poco, no me llenaban. Con mi Amo, me siento completa y llena. Doy lo que realmente quiero entregar, mi placer, y tengo lo que realmente buscaba. Alguien que me haga crecer en mi interior y me de lo que andaba buscando. No, no es una persona machista, no me prohíbe pensar, porque yo le entrego mi cuerpo, pero mi mente es mía. Respeta mi espacio y mi vida social. Respeta mi personalidad, mi forma de vestir y mi manera de hacer y ser. No me hace cambiar. Si, es verdad, que me ordena tareas difíciles para mi, cosas que en un primer instante dan un poco de miedo, pero es el miedo típico a lo desconocido. Para mi era desconocido todo lo que se puede sentir jugando con la cera, con los azotes, con dormir casi sin ropa, con la pinzas,…son agradables sensaciones de dolor que aumentan la sensibilidad de mi cuerpo, la excitación del momento. Nunca imagine llegar a controlar un orgasmo y dejarlo salir con el permiso de mi Amo. Y tengo que decir, que controlarlo no ha sido fácil, sentir como quiere salir, como va aumentando pero no tienes el permiso. Pero cuando este llega y por fin el orgasmo puede salir es algo impresionante. Todo eso no ha sido fácil, como todo hay logros y hay fracasos, pero aprendes que si hoy no sale bien, mañana es posible que si. Aprendes a no rendirte, a ser fuerte y a sentirte segura de ti misma. Porque si eres capaz de aguantar pinzas en los pechos, eres capaz de todo en tu día a día.
Aun me queda mucho por aprender, debo de seguir controlando mi lengua, a veces esa me pierde. Pero estoy orgullosa de ser sumisa, de lograr retos que nunca imagine que lograría, de sentirme completa y libre. Porque tengo a mi lado, alguien que busca el placer mutuo, que me cuida y se preocupa por mi. De acuerdo, puede que sea difícil de entender, pero yo lo que te pido es que lo comprendas y lo respetes. Y si algún día quieres preguntarme algo, hazlo. Pero sobretodo no me juzgues. Recuerda que ante todo, soy persona y mi sumisión no influye en nada, sigo siendo yo. Pero en mi intimidad soy la sumisa de mi Amo, que se entrega a él voluntariamente para que pueda gozar con mi cuerpo a su antojo.  


Seguro que me dejaría de contar muchas cosas, pero creo que cuando se le cuenta tu realidad a una persona que no forma parte de este mundo, que no lo conoce y que puede que piense que estamos locos, la información se le debe de dar despacio. No todo de golpe. Aunque ahora me pregunto… ¿algún día seré capaz de confesarme a alguien de mi entorno?   

divendres, 5 de juliol de 2013

Ducha y pinzas

Bueno parece que las vacaciones han empezado y eso quiere decir que tengo más tiempo para escribir en el blog, a ver si logro poder dedicarme más a ello e irlo poniendo al día más a menudo.

Últimamente mis últimos post eran fantasías y anhelos. Pero eso no significa que no haya habido sesiones con mi Amo, ni mucho menos. Aunque estemos separados por la distancia no hay día que no estemos en contacto, ni que no nos dediquemos a estar uno con el otro. Pero mis fantasías empezaron como una conversación de un día y poco a poco van cogiendo forma y van apareciendo nuevos capítulos. Me gusta escribir mis pensamientos, mis fantasías, es una forma de conocernos poco a poco y yo ir sacando todo lo que llevo dentro. Y sé que pronto, algo de lo que esta escrito se llevara a cabo y dejara de ser una fantasía.  


Pero bueno, vamos al grano. Como ya conté en un post anterior los días de ducha hay una tarea añadida, que consiste en la penetración anal para lograr que no duela y a la vez perder el miedo que tenia hacia ella. Pues tengo que decir, que poco a poco, con la ayuda de mi Amo, la constancia, la perseverancia y el esfuerzo y empeño que le pongo he logrado, no solo que no sea dolorosa, sino que disfrute con ella y que ya no le tenga miedo.
Pero tal y como dice mi Amo, la tareas hay que ir modificándolas para no aburrirlas y para salir de la rutina. Si, las rutinas me dan seguridad, no es lo mismo realizar una tarea que domino que alguna de nueva, porque tengo que volver a luchar contra el miedo a lo desconocido, pero también es bien cierto que las novedades me excitan y me motivan a seguir creciendo. Aún me falta mucho para llegar a ser una sumisa sin necesidad de doma, pero considero que la doma nunca debe de parar, siempre hay algo que se debe de seguir trabajando y mejorando.
Dicho eso, a la última ducha con tarea incluida le añadimos las pinzas. Hacia mucho tiempo que no tenia contacto con ellas, en parte debido a mi última mala experiencia y les cogi un poco de miedo.http://socteva.blogspot.com.es/2013/04/experimentando-sensaciones-i.html

Aún así la idea de ducharme con una pinza en cada pezón y una en el clítoris me gusto y estaba dispuesta a superar ese miedo que aún seguía en mi interior y yo pensaba que ya estaba superado. La tarea concisita en ducharme con las pinzas y solo me las podía sacar para sacarme y si llegaba la situación en que el dolor no era nada placentero. Así que una vez dentro de la ducha me coloque las pinzas, el dolor era casa inexístete, eso me relajo y me hizo disfrutar de mi ducha con la tarea incluida. Sentir las tres zonas presionadas aumentaba mi placer y facilitaron la penetración anal. Pero no fui capaz de aguantar todo la ducha con las tres pinzas. Llego un momento en que las de los pezones empezaron a doler mucho, intente relajarme, concentrándome en mi ducha relajante, pero el dolor no disminuya solo crecía y cuando este empezó a expandirse por todo el pecho, me asuste y me las quite. Quitarlas bajo el chorro de agua fue algo increíble. El contacto de la zona dolorida con el agua caliente provoco en mi un pequeño escalofrío de placer, sentir como esa zona se iba relajando provoco que el clítoris aumentara de tamaño y luchara para liberarse. Estaba descubriendo sensaciones y experiencias nuevas. Solo logre aguantar todo la ducha con la pinza del clítoris, la penetración anal fue fantástica y el contraste de dolor y placer fue algo maravilloso, algo que provoco que se dibujara una maravillosa sonrisa en mi cara, recordándome lo que soy, una chica que libremente ha elegido ser una sumisa entregada a su Amo, plenamente feliz y radiante de felicidad por tener aquello que deseo. Ser la sumisa de mi Amo y ser la amante de mi pareja.
Por todo eso, me considero la mujer más afortunada. Y una vez más gracias por estar a mi lado, con todo lo bueno y todo lo malo. Aún hay mucho para domar y para mejorar, pero no podría estar en mejores manos porque tu y tus ojos…

no solo me miran sino que también me ven.

dimecres, 3 de juliol de 2013

EL REENCUENTRO - 3

 -3.1-

Después de desayunar, Eragon y Aryan salieron a descubrir la fantástica isla que tenían bajo sus pies. Aryan vestía un ligero vestido blanco largo hasta los pies. Bajando en el ascensor Eragon le ordeno:
-Quítate las bragas quiero que estés totalmente libre y dispuesta para mi.
Aryan no lo dudo y de la forma más sensual que pudo se las quito y se las guardo en su bolso. Eragon se acerco a ella, la aprisiono entre la pared y sus brazos y le susurro.
-Ahora mismo empezaría a azotar ese lindo culo y acariciar el sexo que me pertenece.
Con solo oír esas palabras Arayan se estremeció y el cuerpo empezó a reaccionar. Si, su Amo sabia como ponerla nervioso y calentarla. Las manos de Eragon empezaron a colarse por debajo de su falda hasta encontrar aquello que mas deseaba. Empezó a tocarla, a jugar con el clítoris y con el sexo. Movimientos suaves pero intensos que iban subiendo la temperatura. Cuando Aryan estaba húmeda como a él le gustaba, la penetro con fuerza con tres dedos y jugando con el ano. Poco a poco el orgasmo iba subiendo, o hacia algo para que pudiera explotar o llegarían a la planta baja. Eragon acelero sus movimientos y cuando noto que su sumisa iba a correrse paro, al mismo momento que el ascensor llegaba a su destino. Acerco los dedos en su boca y le dijo:
-Límpiame. De momento iras caliente como a mi me gusta.

Aryan estaba a punto, sentía como el orgasmo quería salir pero no tenía permiso de su Amo. Hasta la próxima ocasión, iría sintiendo el páplito del sexo. Se iba a morir.


- 3.2-

No podía más. Necesitaba que su Amo jugara con ella y le diera el permiso que necesitaba para liberarse y entregarle su orgasmo. Eragon lo sabía y estaba disfrutando. Se estaban dirigiendo al coche y ella no se veía capaz de conducir, no de esa manera. Se sentía nerviosa y tensa debido al aguante de no explotar. Llegaron al coche, subieron y Aryan pensó que entonces su Amo le daría lo que necesitaba, pero no fue así. Solo le dijo:
-Vamos.
Ella no lo dudo y puso el coche en marcha. Pasado un rato, cuando la excitación empezaba a bajar...

-Para el coche cuando puedas.
-Si mi Amo.
Al cabo de un rato paro. Eragon no lo dudo, le subió la falda y empezó a tocarla. Iba hacer que le entregara un orgasmo o más en medio de una carretera bastante concurrida. Eso la ponía en tensión, no le gustaba mucho la idea pero no iba a poder hacer nada.
-Venga mi sumi, dame lo que deseo. Relájate, nadie te ve. Solo yo.
-No puedo mi Amo
Zas! Un azote fuerte sobre el sexo.
-¡Si que puedes!
-Mi Amo nos pueden ver - se le escapo un susurro.
-¿Que has dicho? -zas! Zas! - Cállate y concéntrate.
-Si mi Amo.

Así que se callo, se concentro y se dejo llevar. Los 3 azotes aumentaron su placer y ya no podía más iba a estallar.
-¿Puedo correrme mi Amo?
-Si, y ya sabes...espero que sea de los que me gusta porque sino volveremos a empezar.
Caricias suaves y fuertes. Penetraciones profundas, algún que otro azote y al final... ¡boom! Un maravilloso y explosivo orgasmo. Intenso y fuerte como le gustaba a su Amo.
- Muy bien mi sumi. Así me gusta. Recupérate y pon el coche en marcha.
Una vez recuperada hizo lo que Eragon le había ordenado. su excursión no había hecho más que empezar.

- 3.3 –

Las vistas eran maravillosas, los dos estaban disfrutando del momento. No solo como Amo y sumisa sino también como pareja. Una pareja que solo ellos dos sabían a la perfección su punto de unión, la doma de él y la entrega de ella. Una mezcla perfecta que hacia que los dos disfrutaran, no solo del viaje, sino de la compañía del uno y del otro.  
Al cabo de un rato, llegaron a una maravillosa cala solitaria, decidieron parar y disfrutar de las hermosas vistas y de la tranquilidad. Ella disfrutaba viendo como Eragon se dedicaba a hacer fotos a todo lo que le llamaba la atención, hasta que su objetivo cambio de dirección.
-Vamos a jugar. Quítate la ropa, quiero disfrutar de mis vistas favoritas.
Aryan no lo dudó e hizo lo que su Amo le pedía, sentía un poco de vergüenza. Sentirse desnuda en privado ya lo domina, pero en una playa dónde puede aparecer alguien eso la ponía nerviosa. Su Amo lo sabía, y por eso llegó a la conclusión que era una pequeña prueba de obediencia y entrega. Estaba segura, en buenas manos y Eragon no dejaría que le pasara nada malo.
Una vez desnuda, su Amo empezó a fotografiar-la, al principio estaba incomoda y no disfrutaba mucho, pero al tiempo se relajo y empezó a vivir completamente libre aquella maravillosa experiencia.
-Túmbate. Tengo una sorpresa para ti.
Le cubrió los ojos y la ató de manos y pies. No podía dejar de pensar: ¿Qué hará?, ¿Qué pasara? No controlar y no poder tener ninguna idea de los pasos que realizaría su Amo, la excitaba y la ponía nerviosa. A parte, estaban en un sitio público. ¿Y si venia alguien?
-Relájate, hazme disfrutar y disfruta del momento.
-Si mi Amo- agarró aire y lo dejo salir despacio para relajar todo el cuerpo y lograr dejar la mente en blanco para poder dejarse llevar.

De repente algo frío rozó el cuerpo, era un cubito de hielo, pero no podía dejar de preguntar-se de dónde lo había sacado, ella no había visto ninguna nevera. Pero eso ahora no importaba. Así que cerró los ojos y se dispuso a entregarse por completo como siempre. Sentía como el cubito iba recorriendo todo el cuerpo, sin dejar un rincón por explorar: pechos, pezones, abdomen,… iba bajando y en cualquier momento llegaría en el sexo. Se estremeció, se puso tensa, tenía ganas de vivir aquella experiencia. El placer iba creciendo, hasta tal punto que no se dio cuenta de que eran dos los cubitos que recorrían el cuerpo, no sabia con cual de los dos concentrarse. De vez en cuando un suave susurró o un suave beso.
-Así me gusta mi sumi, bien caliente y preparada para entregarme tu placer. Recuerda que no puedes correrte sin mi permiso. Sé que casi no puedes aguantar más pero hazlo.
¡Zas! ¡Zas! Dos pequeños, pero fuertes azotes para frenar un poco el placer. Justo en aquel momento sintió como el cubito se colaba en su interior. Aquella mezcla de frío y calor no hizo otra cosa que aumentar su placer, era una bomba de relojería, el orgasmo luchaba para salir, y ella no podía contenerlo más. Sus gemidos eran cada vez más seguidos, su respiración más acelerada, o se liberaba o no sabía que iba a pasar.
-¿Mi Amo por favor puedo correrme y entregarte mi orgasmo?
-Claro mi pequeña sumi, libérate.
Sentir aquellas palabras la relajaron del todo y se liberó. Fue un momento intenso, único y explosivo. Se sentía sin fuerzas, pero muy feliz por aquel maravilloso momento. Se lo había entregado todo. Sintió como las lágrimas de felicidad, de transición iban subiendo y estaban a punto de bajar por sus mejillas. En aquel instante, Eragon la abrazó y con suaves palabras la calmo.
-Gracias mi niña por este maravilloso momento. Cálmate, yo estoy aquí. Relájate tenemos todo el tiempo del mundo.

Aquella sesión había sido muy intensa, tardaría en recuperarse pero el calor del cuerpo de su Amo la relajaba. Sintió como la iba despojando de la venda y de las cuerdas y como la cubría con una manta. Cerró los ojos, sintiendo el calor del sol sobre su piel. Por fin se dejo llevar por el cansancio y se durmió un rato. Estaba viviendo una maravillosa aventura.